Califica esta película
Califica esta película
Tu calificación es
Modificá tu calificación
 

Sinopsis

Basada en la novela "Desde mi Cielo" de Alice Sebold, trata sobre una niña de 14 años llamada Susie Salmon que es violada y asesinada. Desde el cielo ve cómo la vida de su familia y amigos cambia tras el terrible suceso, y cómo su asesino borra todas las pistas y se prepara para volver a matar.

Ficha técnica

Género Drama, Fantasía, Suspenso
Título Original The Lovely Bones
Director Peter Jackson
Protagonistas Susan Sarandon, Rachel Weisz, Mark Wahlberg, Stanley Tucci, Saoirse Ronan, Michael Imperioli
Año de producción 2009
Duración 135 minutos.
MPAA rating PG-13 - Aviso para los padres. Este material puede ser inapropiado para niños menores de 13 años
Productor Steven Spielberg, Fran Walsh
Guionista Alice Sebold, Philippa Boyens
Música Brian Eno
País Estados Unidos · Estados Unidos Reino Unido · Reino Unido Nueva Zelanda
Calificación de la comunidad
(Basada en 1758 personas)
Calificación de la prensa
(Basada en 15 críticos)
Última modificación pabs (Hace 2 anos)
Experto de esta película
juancarlossantillanvillalobos juancarlossantillanvillalobos es el experto de esta película con 10 puntos

Regístrate, suma puntos y conviértete en el experto de esta película

Trailer

Críticas de la prensa

Crítica - Mariana Mactas (Argentina)

En 2002, Alice Sebold publicó The Lovely Bones, una novela tenebrosa pero tierna que fue best seller. Era la historia de Susie Salmon (“como el pez”), 14 años, la mayor de tres hermanos de una familia suburbana en los alegres setenta. Volviendo a casa desde la escuela, Susie es capturada, como un animalito, por un vecino llamado George Harvey ... Leer más En 2002, Alice Sebold publicó The Lovely Bones, una novela tenebrosa pero tierna que fue best seller. Era la historia de Susie Salmon (“como el pez”), 14 años, la mayor de tres hermanos de una familia suburbana en los alegres setenta. Volviendo a casa desde la escuela, Susie es capturada, como un animalito, por un vecino llamado George Harvey, que la viola y la mata. El texto de Sebold estaba escrito en primera persona: desde su cielo, la voz de Susie relataba, con los involuntarios hallazgos poéticos de los chicos, la forma en que su familia –la mamá Rachel Weisz, anestesiada por el dolor, el papá devastado Mark Wahlberg, la abuela borrachina Susan Sarandon, sus dos hermanos menores– intenta digerir la pérdida.

A la vista de su adaptación cinematográfica, podría imaginarse sin esfuerzo que la historia de Sebold hubiera llevado impreso un aviso de “en caso de traslado al cine, que quede en manos de Peter Jackson”. El material parece nacido para la imaginería visual que marca la casa del neocelandés –quizá también el Tim Burton menos sweety o el David Lynch más ATP podrían haber sacado buen provecho de este asunto–.

Jackson, como bien saben los seguidores de su cine, confía en una imagen antes que en mil palabras. Le basta un plano –raro, caprichoso– para hacernos saber que estamos en presencia del monstruo: Harvey pasa, visto a través de la ventana de una casa de muñecas, su ojo magnificado, un gigante aniquilador sobre la inmaculada habitación en miniatura, la presentación del mal. Una idea visual que dialogará, en tensión, con la de otra miniatura obsesiva, los barquitos encerrados en botellas que arma Susie, un poco a desgano, con su entusiasta padre. Pero éstos, claro, jamás se ven desde la perspectiva del barco. Hay otro hobby, el del vecino extraño y sus rosales. Y así, a lo largo de un film en el que las ideas, funcionales al relato, se juegan con libertad, sin miedo al qué dirán, aun algunas reiteradas y otras probablemente excesivas: el cielo-la muerte es más lindo que la tierra-vida y allí uno se lo pasa mejor, una idea queaparecía en Muertos de miedo. Pero la creatividad no tiene que ver con la perfección, sino con el entusiasmo. Y el film de Jackson rebosa pasión por su historia y la forma de contarla.

Junto a sus guionistas habituales Fran Walsh y Philippa Boyens, el director de El señor de los anillos juega con lo real y lo fantástico, como en Criaturas celestiales, pero sin renegar de los géneros involucrados: un policial negro sobre un asesino serial, un dramón familiar y una película de fantasmas lisérgica de nuestros días.

Susie (la estupenda Saoirse Ronan) es pura, como debe serlo el personaje que represente la inocencia destruida, a todos los niños abusados, maltratados, asesinados, en todos los cuentos, novelas o noticieros de la historia. Pero también es sexuada, acalorada por un chico de manera muy real. Los apuntes domésticos, los diálogos de la familia son igual de terrenales, con las fricciones propias de la convivencia con adolescentes que gritan: “En esta casa no se puede ser creativo” cuando no le compran más rollos fotográficos.

Lo fantástico está en ese cielo, claro, el nuevo mundo que a la niña se le aparece como un paréntesis incierto, de deslumbrante belleza psicodélica y hippona –son los setenta, ¿no?–, frente al mundo de abajo, donde el buen vecino puede esconder cadáveres en el sótano y un campo de maíz se parece a un cementerio tenebroso. Susie vive en el horizonte-purgatorio, sin irse del todo pero ya no aquí. Y también ahí, en un lugar fronterizo se inscribe la película que la sigue. Entre el suspenso, el lirismo desatado y la abierta atracción por lo oscuro y lo corrupto, rubricado en el Harvey de Stanley Tucci, un malo temible y despreciable.

Para algunos, Desde mi cielo abarca mucho y aprieta poco, pierde eficacia en su abrazo transgenérico. En Estados Unidos la crítica la trató con tibieza. Disparó contra la abundancia de dispositivos artie colorinche que ilustran el limbo de Susie. Losvio como obstáculos al potencial emocionante del relato. Es posible que las sobrecogedoras imágenes del cielo –que el libro apenas describe– enfríen el poder dramático. Pero frente al desafío de trasladar al plano visual una novela con niña muerta que habla desde el más allá, Jackson elige volar un poco. Sin perder el hueso, la audacia original de exponer esa muerte terrible con el filtro de la mirada infantil, como contando un cuento para niños.

De hecho, la película borra toda referencia a la violación, que la novela describe penosamente. Quizá Jackson y su equipo creen ya hay dolor suficiente en el hecho de arrancar a alguien de esta vida. Y que el espectador, aunque no se le muestre, ya sabe, ya vio, no necesita más. A Jackson le interesan más otros efectos, la exploración de esos bordes entre el más allá y el más acá, parecidos, nos dice, a los que separan el sueño de la vigilia.

Desde mi cielo es capaz deconmover tanto por el dolor de la pérdida como por sus imágenes deslumbrantes. Sabe que la ausencia puede ser cercanía, no sólo distancia. Por momentos, Jackson filma espacios soñados por alguien. Descubre que aun en el dolor y el horror puede aparecer belleza. Será por eso que, más allá del impacto de su virtuosismo visual, la película queda girando en la cabeza. Como una experiencia intensa, de esas que, a veces, es capaz de deparar el cine.

4.00
Muy Buena

Cines Argentinos - Chandler (Argentina)

Quizás sea algo confusa esta crítica. Por un lado verás una B, que casi es B +, y por el otro leerás mucho palos.
Yo escribo esta crítica como un amante despechado… yo me enamoré de Desde mi cielo cuando vi su tráiler, hace ya muchos meses. Quería ver esta historia que pintaba ser maravillosa.
Realmente Desde mi cielo tiene cosas destac ... Leer más Quizás sea algo confusa esta crítica. Por un lado verás una B, que casi es B +, y por el otro leerás mucho palos.
Yo escribo esta crítica como un amante despechado… yo me enamoré de Desde mi cielo cuando vi su tráiler, hace ya muchos meses. Quería ver esta historia que pintaba ser maravillosa.
Realmente Desde mi cielo tiene cosas destacables, sus actores y el casting en si es perfecto.
La joven Saoirse Ronan demuestra que no fue casualidad su nominación por Expiación deseo y pecado. Si sigue tomando buenos papeles, tendrá una carrera brillante, porque sus expresiones y su sensibilidad son maravillosas.
Los padres de ella son actores soñados! Rachel Weisz por un lado y Mark Wahlberg.
¿Y el villano? Un transformado Stanley Tucci que labura de manera brillante y odiosa.
Peter Jackson se luce con la filmación normal y casi natural (dejo para más adelante toda la zona digital…)
Y para terminar con las partes brillantes… la musicalización incidental es perfecta también.
¿Y con todas esas cosas como puede no ser brillante una película?
No se si la adaptación es mala, o el libro original tenía cosas que son inentendibles. Si el libro es así… Peter Jackson supo en el pasado hacer grandes adaptaciones para que el relato sea fluido y “cinematográfico”.
Acá hay muchas cosas que no tienen lógico ni apuntan con el relato en si (ejemplo lo del bate…) o la situación del asesinato en si… el entorno es absurdo.
Luego el personaje de Susan Sarandon no sabés si es genial o para matarlo… no tiene lógica.
Va sembrando detalles de algunos personajes, que luego los deja en el olvido, como es el caso de la chica que “ve”.
Y todo el mundo digital, va en paralelo a la historia, y nada ayuda a la historia central, como quizás influía el tráiler que si pasaría. Y visualmente es digitalización al divino botón, porque mostrar ese “paraíso”, mientras todos sufren abajo, tampoco es entendible.
Desde mi cielo, es como un cachorrito…. Lo querés matar porque te rompe los muebles, pero realmente es divino y sabés que en algún momento será tierno y no lo hará mas… por eso no lo matás.
Desde mi cielo, para mi es brillante por muchas cosas, pero olvidable por tantas otras… y se que podría haber sido genial si la hubieran pensado mejor, o si algún “externo” hubiera ayudado a elegir bien el camino.
Peter Jackson, el elenco y esta historia, se merecían algo mejor.

3.50
Buena (+)

Clarín - Pablo O. Scholz (Argentina)

Mi vida sin mí
Crítica "Desde mi cielo" Peter Jackson eligió privilegiar la relación entre el padre y su hija asesinada en su emocionante adaptación.
Ya le había sucedido a Peter Jackson antes de estrenar la primera parte de la trilogía de El Señor de los Anillos. Fans de Tolkien de todo el mundo lo atacaban en Internet sin haber visto u ... Leer más Mi vida sin mí
Crítica "Desde mi cielo" Peter Jackson eligió privilegiar la relación entre el padre y su hija asesinada en su emocionante adaptación.
Ya le había sucedido a Peter Jackson antes de estrenar la primera parte de la trilogía de El Señor de los Anillos. Fans de Tolkien de todo el mundo lo atacaban en Internet sin haber visto una imagen en movimiento de La comunidad del Anillo. Al adaptar Desde mi cielo, el best seller de Alice Sebold publicado en 2002, al neozelandés le llovieron críticas de lectores de la novela ... pero esta vez, tras ver la película.

Mejor, parece, si se quiere disfrutar el filme, es llegar al cine sin haber leído la novela. Como suele suceder.

Jackson, así, recrea la historia contada por Susie Salmon, esta adolescente de 14 años que, en 1973, es salvajemente asesinada y que luego observa todo lo que sucede en la Tierra desde Ningún lugar, como lo define Peter Jackson, y que la propia Susie lo ponía en estas palabras: "el horizonte azul entre el Cielo y la Tierra".

Cada uno tomará el filme desde la visión que prefiera. Por un lado está el thriller, la pesquisa tras Harvey, el vecino que violó y asesinó (en la novela; en la pantalla lo que le sucede a Susie, la muerte inclusive, no está explícita), con los denodados esfuerzos del padre de la víctima (Mark Wahlberg) por hallar un culpable, y también el cuerpo de su hija.

Pero por otro -y tal vez el que le cuestionan quienes amaron el libro y no la película-, está la intensa relación afectiva, los bones, huesos, o lazos que unen a Jack, el padre, con Susie, y que para Jackson son más fuertes que nada. Hasta que la muerte.

La película tampoco tiene una construcción sencilla, porque la narración va y viene en el tiempo, hay personajes que tienen ciertos dones que no vamos a develar, y otros que en apariencia quedaron algo relegados -el de la madre, interpretado por Rachel Weisz-.

Pero allí donde el director no podía dar ninguna nota en falso es donde Jackson acierta dos plenos. El primero es en la selección de Saoirse Ronan, la neoyorquina de 15 años que asombró en Expiación, ahora en un papel diametralmente opuesto. Susie es la ingenuidad, la candidez, ofrece la sana seducción de la pureza, y a través de sus ojos es que Jackson construye un universo de infinita imaginación -la escena en la costa, con las embarcaciones embotelladas es bellísima-. Al fin y al cabo, Weta, su compañía de efectos especiales, para algo está.

Y la otra es haber elegido a Stanley Tucci como el asesino. Casi irreconocible, el actor de Big Night compone desde cada mínimo gesto al personaje con más carnadura de la película, que sabe emocionar allí donde otros serían un clisé.

3.00
Buena

Escribiendo Cine - E. Obregon (Argentina)

Luego de convertirse en uno de los directores más admirados internacionalmente por la trilogía de El señor de los anillos (The Lord of the Rings) y de filmar una remake de King Kong (2005), Peter Jackson ha realizado un film irregular, sí, pero mucho mejor de lo que auguraron las críticas extranjeras.
Adaptación del best-seller The lovely bo ... Leer más Luego de convertirse en uno de los directores más admirados internacionalmente por la trilogía de El señor de los anillos (The Lord of the Rings) y de filmar una remake de King Kong (2005), Peter Jackson ha realizado un film irregular, sí, pero mucho mejor de lo que auguraron las críticas extranjeras.
Adaptación del best-seller The lovely bones, de Alice Sebold, la película cuenta la historia de Suzie Salmon (Saoirse Ronan), una adolescente de clase media asesinada por un asesino serial, su propio vecino. El relato es todo un flash-back narrado por la misma Suzie, desde –como el título local lo indica- su propio cielo.

Aparecen algunos de los tópicos de las películas sobre serial killers. A saber: la pesquisa que lleva a su identificación, la disolución familiar de la víctima (la madre es Rachel Weisz, el padre Mark Wahlberg, la abuela Susan Sarandon), el esbozo de la patética vida cotidiana del victimario (un Stanley Tucci que mete miedo).

Hay una perfecta y justificada reconstrucción de época, dado que la trama policial necesitaba una inteligencia menos sofisticada que la de hoy, ¿qué hubiera pasado si esto sucedía en los tiempos en donde es identificable el ADN de la escena del crimen? Al conocer al asesino desde el comienzo, el relato necesariamente se centra en las primeras vivencias sentimentales de la joven, algunos pasos de comedia en relación a su entorno familiar, y el lento pero fatal acercamiento hacia el asesino. ¿Este entramado funciona bien? Sí y no. Como película de suspenso, hay algunas secuencias muy bien resueltas, con resoluciones estéticas afines al relato que recuerdan a la obra maestra de Jackson: Criaturas Celestiales (Heavenly creatures, 1994). Por ejemplo, la decisión de filmar los momentos de amenaza con una cámara digital, distanciándolos de la vida mundana de Suzie y su posterior cielo. Pero algunos pasajes son más discretos que sugestivos (en la novela Suzie era también violada), discreción que resta espesor dramático y –por lo tanto- pasión.

Mucho se ha escrito sobre la representación (palabra clave) del cielo de Suzie, remarcando que es mostrado de forma banal y estereotipada. En principio, es necesario conjeturar que es la visión del paraíso de una joven de los ’70, con lo cual si la (re)presentación de ese cielo responde a una maniquea y digitalizada versión, no es para ella la misma que podemos imaginar hoy, ni siquiera admitiendo que es “convencional”. El problema no es tanto ese, sino que esta sub-trama atenta –en varios pasajes- contra la fluidez del relato de forma integral, que logra sostenerse por su apartado amoroso.

Más atendible resulta la apreciación del film como sentimentalista y de dudosa moral, pero nuevamente hay un reparo. Si la resolución de la vida de todos los personajes esconde –peligrosamente- la idea de olvido y no de superación, no deja de ser cierto que es afín a la resolución dramática del personaje de Suzie, quien relata el film y –por ende- impone una visión moral de lo que le ha ocurrido.

Sin ser un film perfecto, Desde mi cielo (The Lovely Bones, 2009) logra emocionar y mostrar que Jackson es un director osado, que aún tiene mucho para decir. Aquí no ha llegado a mostrar su potencial, pero un Peter Jackson menor es –aún- garantía de buen cine.

3.00
Buena

La Nación - F. López (Argentina)

Esta especie de thriller sobrenatural que aspira a una reflexión sobre el más allá y apunta al examen de los vínculos afectivos y el dolor de la pérdida propone una rara mezcla en la que caben fantasías adolescentes, percepciones extrasensoriales, pedófilos asesinos e investigadores frustrados, además de un improbable y colorido limbo desde ... Leer más Esta especie de thriller sobrenatural que aspira a una reflexión sobre el más allá y apunta al examen de los vínculos afectivos y el dolor de la pérdida propone una rara mezcla en la que caben fantasías adolescentes, percepciones extrasensoriales, pedófilos asesinos e investigadores frustrados, además de un improbable y colorido limbo desde donde puede observarse lo que sucede acá abajo. También hay personajes que se entretienen con sus hobbies: el papá de la protagonista arma barcos en botellas; un vecino solitario construye casas de muñecas.

Y Peter Jackson, como ellos, atiende a su juego: el suyo consiste en probar que ningún efecto es imposible para los cerebros electrónicos de su compañía WETA, con los que se empeña en imaginar la antesala del paraíso desde la cual una chica asesinada en 1973, a los 14 años, nos contará su historia antes del crimen y la de sus desconsolados familiares después. Sólo cuando ellos (en especial su padre) recuperen la paz (y cuando se castigue al culpable) podrá la chica abandonar esa especie de curso de ingreso celestial en el que tiene como compañeras a otras víctimas del mismo psicópata.

El limbo (como lo concebiría una adolescente) es como un calidoscopio imparable: colores y paisajes siempre cambiantes, mares de plata centelleante, montañas nevadas, horizontes infinitos, insólitos atardeceres: una interminable sucesión de posters que hablan muy bien de los recursos de la tecnología, pero no tanto de la imaginación de Jackson. Por otro lado, más de una vez tanto empalago visual distrae de la historia, incluso al propio realizador.

Los principales aciertos están en la primera parte: la pintura familiar, las escenas que preceden al crimen, la del ataque (que Jackson trata con elogiable discreción) y en especial la que sugiere cómo la víctima llega a comprender que ha muerto. Después el relato se dispersa bastante entre la búsqueda del asesino, algún tramo de suspenso, unos paréntesis cómicos a cargo de Susan Sarandon (incluida una vertiginosa secuencia que es puro cliché), cierto fugaz e incomprensible regreso de la chica y otros detalles próximos el ridículo.

Lo mejor está en el elenco: sobre todo en Saoirse Ronan, que sale indemne de un compromiso riesgoso y con su convicción otorga alguna cohesión al relato. Marc Wahlberg y Rachel Weisz defienden como pueden personajes que sólo al principio resultan convincentes.

2.50
Regular (+)

La Voz del Interior - Roger Koza (Argentina)

Susie en el país de las desventuras

“Desde mi cielo”, el nuevo filme de Peter Jackson, presenta una historia dramática y da un problemático salto en el mundo de la ilusión.

Como sucedía en King Kong, los primeros minutos de Desde mi cielo introducen un mundo, un tiempo y la vida de sus personajes, más allá que la voz en off de una ... Leer más Susie en el país de las desventuras

“Desde mi cielo”, el nuevo filme de Peter Jackson, presenta una historia dramática y da un problemático salto en el mundo de la ilusión.

Como sucedía en King Kong, los primeros minutos de Desde mi cielo introducen un mundo, un tiempo y la vida de sus personajes, más allá que la voz en off de una criatura celestial organice el relato desde un trasmundo. Un libro de Hesse y uno de Camus y, posteriormente, un manual sobre crianza infantil, son suficientes para delinear la vida espiritual de los padres de una familia, signada por la desgracia. Cada objeto y detalle remiten a una clase social y década específica. Es 1973, y en ese tiempo todavía no se habían naturalizado los asesinatos de niñas y adolescentes.

Susie tiene 14 años. Estudia, ama a sus padres y a sus hermanos y jamás besó a un chico. Su vida en Pensilvania es apacible y feliz, y así como su padre se obsesiona con su hobbie, introducir barcos diminutos en botellas de vidrio, Susie está apasionada por la fotografía. Captar un instante es retener el tiempo inaprensible, cazar lo fugaz en una película, una pasión prematura que tendrá otro sentido cuando, de regreso a casa, un vecino, divorciado y solitario, la invite a conocer una construcción insólita y siniestra bajo tierra en un maizal después de la cosecha. A partir de allí, Susie permanecerá suspendida entre dos mundos: aquel en el que vivimos y aquel que corresponde a la hipotética e imprecisa eternidad que espera por nosotros. Es un espectro aferrado todavía a su pretérita existencia, tanto por amor a su familia como por sus ansias de justicia.

Desde mi cielo, basada en el best-seller The Lovely Bones, de Alice Sebold, es una película en tensión: su flanco metafísico kitsch rivaliza con su costado perverso. Aquí, Jackson combina fallidamente esa tendencia ostensible en la iconografía esotérica New Age de El señor de los anillos con el sadismo amoral de Criaturas celestiales, aunque Desde mi cielo es esencialmente un drama familiar y un melodrama adolescente. En ese sentido, todos los pasajes vinculados al asesino y sus obsesiones metodológicas trabajan sobre un registro realista que se contrapone dialécticamente con el limbo paradisíaco digital. Así, todos los primerísimos planos de los dedos de Stanley Tucci (quien interpreta magistralmente al asesino serial en cuestión), o los siniestros planos detalle sobre unas muñecas, momentos previos al asesinato, constituyen los mejores “efectos especiales” del filme, pues allí Jackson demuestra que el cine es también un lenguaje y una forma, y no un sospechoso arte derivado de la literatura, ahora auxiliado por un nuevo estadio digital capaz de plasmar en imágenes cualquier capricho de la imaginación. La secuencia que transcurre en la casa del asesino, entre la hermana mayor de la víctima y el homicida, es un prodigio de suspenso: basta un primer plano y el trabajo inteligente sobre el sonido para provocar físicamente al espectador.

2.00
Regular

Alohacriticon.com (España)

Película basada en una novela de Alice Sebold. Guión de Philippa Boyens (“El Señor De Los Anillos”, “King Kong”), Peter Jackson (“El Señor De Los Anillos”, “King Kong”) y Fran Walsh (“El Señor De Los Anillos”, “King Kong”). Con producción de Peter Jackson y Steven Spielberg.

Susie (Saoirse Ronan) es una joven que ha ... Leer más Película basada en una novela de Alice Sebold. Guión de Philippa Boyens (“El Señor De Los Anillos”, “King Kong”), Peter Jackson (“El Señor De Los Anillos”, “King Kong”) y Fran Walsh (“El Señor De Los Anillos”, “King Kong”). Con producción de Peter Jackson y Steven Spielberg.

Susie (Saoirse Ronan) es una joven que ha sido asesinada. Desde el cielo contempla como afecta a su familia y al asesino el hecho de su muerte.

Peter Jackson, con la colaboración de Steven Spielberg en la producción, adaptó la novela “Desde El Cielo” de Alice Sebold en esta fantasía que gira sobre las consecuencias de un suceso criminal.

Al estilo de otros films, como “American Beauty” o “El Crepúsculo De Los Dioses”, la narración recae desde la perspectiva de un personaje fallecido con una voz en off introductoria de su situación y su contexto personal.


Para que una historia de este calado tenga éxito tiene que crear empatía en el espectador, tiene que poseer resonancia emocional, y este no es el caso. Los personajes son por lo general bastante planos, el tono lírico que se pretende se pierde en ocasiones en un esteticismo peripuesto, y los hechos se mueven entre lo trágico y la cariatura con conclusiones entre ridículas y relamidas.

No obstante, la cinta no se pierde en violencia sensacionalista y eso que maneja un asunto propicio para ello, Saoirse Ronan y Stanley Tucci realizan meritorias interpretaciones y se ofrece un idílico y optimista enfoque de trascendencia más allá de la muerte.

2.00
Regular

El Multicine - Raúl Díaz (España)

Basada en el aclamado best-seller de Alice Sebold, y dirigida por el ganador del Oscar, Peter Jackson, a partir de un guión de Jackson, Fran Walsh y Philippa Boyens, "The lovely bones" cuenta la historia de Susie Salmon, una joven que ha sido asesinada y observa a su familia y a su asesino desde el cielo. Susie se debate entre saciar su sed de ven ... Leer más Basada en el aclamado best-seller de Alice Sebold, y dirigida por el ganador del Oscar, Peter Jackson, a partir de un guión de Jackson, Fran Walsh y Philippa Boyens, "The lovely bones" cuenta la historia de Susie Salmon, una joven que ha sido asesinada y observa a su familia y a su asesino desde el cielo. Susie se debate entre saciar su sed de venganza y el deseo de que su familia se recupere.

Tal vez Peter Jackson abusara de los efectos especiales para su recreación del limbo. Algo de lo que los actores se quejaron (aunque fuera de forma velada) en alguna que otra ocasión. Además el argumento deambula demasiado en derroteros francamente anodinos que no aportan demasiado y que hacen perder un ritmo sin mucha consistencia. La historia es, cuando menos curiosa. Y la trama novedosa en su género. Pero al ver la película te queda la sensación de que podía haber sido "algo más". Aún con todo, The Lovely Bones es un filme entretenido.

2.00
Regular

La Segunda - Andrés Nazarala R. (Chile)

“DESDE MI CIELO” sería la típica película sobre la vida en los suburbios norteamericanos bajo la mirada de una pre-adolescente de no ser por un detalle: la chica narra todo desde la muerte.

Susie Salmon, de 14 años de edad, fue brutalmente violada, asesinada y descuartizada por un vecino sicópata que ha actuado con tal precisión que el ... Leer más “DESDE MI CIELO” sería la típica película sobre la vida en los suburbios norteamericanos bajo la mirada de una pre-adolescente de no ser por un detalle: la chica narra todo desde la muerte.

Susie Salmon, de 14 años de edad, fue brutalmente violada, asesinada y descuartizada por un vecino sicópata que ha actuado con tal precisión que el crimen ha quedado impune. La familia —padre, madre y abuela— vive el doloroso luto mientras la niña observa el mundo por última vez antes de instalarse definitivamente en el paraíso.

Peter Jackson se atreve a adaptar la novela “The lovely bones”, de Alicia Sebold (best-seller en algunos países), mostrando el pasaporte que lo avala como uno de los realizadores más desafiantes de la industria. Después de todo, es responsable de la hazaña de haber llevado a la pantalla grande la “infilmable” saga literaria de Tolkien.

Pero dicha proeza no lo salva de caer en el vacío. Más allá de lo complejo que resulta adaptar un libro confesional en primera persona (J.D. Salinger consideraba que por eso “El guardián en el centeno” no podía ser filmado), hay mundos que funcionan mejor en el papel que cuando son graficados concretamente al servicio del cine. Gran parte de la experiencia literaria depende de la imaginación; de lo que está ahí, inconcluso y borroso, para ser completado.

El resultado es una cinta que se vuelve excéntrica e insípida en la puesta en escena y termina siendo una fusión desbalanceada de cuatro películas distintas. Por un lado, es una historia de iniciación adolescente (o, digamos, la frustración del proceso) con una chica que pierde la oportunidad de besar por primera vez por culpa de la muerte. Por otra parte, es un thriller policial centrado en un asesino astuto que burla a la policía y un padre en busca de justicia. Es también un drama sobre la pérdida, en la línea de las impecables “Desde el dormitorio” y “La habitación del hijo” (curiosamente también musicalizada por las envolventes atmósferas de Brian Eno) y, por último, una cinta de fantasía “new age” que no teme en mostrar los vastos (y digitales) senderos del más allá.

Aunque sale mejor parada en los momentos de suspenso o cuando aborda la nostalgia dolorosa que se impone en el hogar de los Salmon, “Desde mi cielo” —más cercana a “Criaturas celestiales” que al resto de las obras del realizador— es una película fallida que, como agravante, destapa la risa en algunas escenas concebidas como instantes dramáticos. Lo peor que le podía pasar a Jackson, un cineasta que perdió fuerza después de deshacerse del anillo.

2.00
Regular

Canal TCM - Sergi Sánchez (México)

Desde mi cielo (Lovely Bones, EU-GB-Nueva Zelanda, 2009), décimo largometraje de Peter Jackson, está narrado desde la perspectiva de un personaje muerto. No estoy descubriendo ningún secreto –la condición del narrador la sabemos desde el inicio- y el truco dista de ser una novedad. Después de todo, Billy Wilder lo hizo antes y mucho mejor en ... Leer más Desde mi cielo (Lovely Bones, EU-GB-Nueva Zelanda, 2009), décimo largometraje de Peter Jackson, está narrado desde la perspectiva de un personaje muerto. No estoy descubriendo ningún secreto –la condición del narrador la sabemos desde el inicio- y el truco dista de ser una novedad. Después de todo, Billy Wilder lo hizo antes y mucho mejor en El Ocaso de una Vida (1950). El éxito de Wilder y el fracaso de Jackson se deben a una decisión clave. Mientras que el primero sólo tomaba la perspectiva del 'muertito' como una irónica voz informativa, Jackson se ha dado a la tarea de transmitir no sólo la voz narrativa de su personaje fallecido, sino imaginar y crear 'el otro mundo' desde donde se comunica con nosotros. No es el cielo propiamente dicho, sino una suerte de limbo en donde tiene que permanecer hasta que se resuelvan algunos asuntos que tiene pendientes. Susie (la radiante Saoirse Ronan), una niña de 14 años, es asesinada un 6 de diciembre de 1973 por su solitario vecino, Mr. Harvey (el antológico Stanley Tucci). De ella no queda nada sino un gorro de invierno, una buena cantidad de sangre y su alma penando entre la tierra y el cielo, viendo a su devastado padre (Mark Wahlberg) obsesionarse por su muerte no resuelta, siendo testigo de cómo su asesino se libra de toda sospecha. Pero como Susie, que no encuentra su lugar en ninguna parte, Desde mi cielo se pierde también entre las coloridas escenas 'celestiales', en donde la niña camina por idílicos paisajes digitalizados, y un acezante tono de thriller, que domina la otra parte de la película. La mejor, de hecho. Así pues, pasamos de una chabacanería visual francamente insoportable a unos emocionantes momentos de cine puro, como la hitchcockiana secuencia en la que Lindsey (Rose McIver), la tenaz hermana de Susie, decide investigar por cuenta propia al untuoso Mr. Harvey, quien ya está preparando otro golpe. Jackson sigue siendo un narrador privilegiado cuando se trata de acción. Pero así como su trilogía de El Señor de los Anillos languidecía cuando sus personajes no estaban cabalgando o dando espadazos a diestra y siniestra, en Desde mi cielo el neozelandés resbala en el ridículo cuando se queda demasiado tiempo en el cielo de Susie. Lo que queremos ver es el infierno de Mr. Harvey.

2.00
Regular

Página 12 - H. Bernades (Argentina)

Un paraíso para niños maltratados
El nuevo film del director de El señor de los anillos parte de un crimen para sumergirse en un mundo imaginario y hacer agua por todos lados. Desde el limbo, la protagonista observa a quienes la sobreviven, mientras recuerda las circunstancias en que fue asesinada.

Parecía absolutamente lógico que fueran P ... Leer más Un paraíso para niños maltratados
El nuevo film del director de El señor de los anillos parte de un crimen para sumergirse en un mundo imaginario y hacer agua por todos lados. Desde el limbo, la protagonista observa a quienes la sobreviven, mientras recuerda las circunstancias en que fue asesinada.

Parecía absolutamente lógico que fueran Peter Jackson y su compañera, coproductora y coguionista Fran Walsh quienes tomaran a su cargo –junto con la también coproductora Philippa Boyens– la traslación cinematográfica de The Lovely Bones, novela publicada años atrás y considerada infilmable. Es que, tal como se anuncia desde la primera línea, Susie, su protagonista y narradora... está muerta. Desde un limbo en el que espera turno para llegar al cielo, observa a quienes la sobreviven, mientras recuerda las circunstancias en que fue asesinada. Un crimen abominable y un mundo imaginario y paralelo: ¿The Lovely Bones no podría ser vista acaso como paráfrasis de Criaturas celestiales, la película que, tres lustros atrás, representó el acceso definitivo de Jackson a la primera división cinematográfica? Pero esta vez algo falló y lo que había sido un triunfo rotundo se trocó en estentóreo fracaso artístico. La pregunta es, entonces, qué falló y por qué.

“Me llamo Salmon, como el pez”, informa de entrada Susie (Saoirse Ronan, la chica pelirroja de Expiación, deseo y pecado, que es por lejos lo mejor de la película). “Tenía catorce años cuando me asesinaron, el 6 de diciembre de 1973.” Hasta el momento del crimen, Desde mi cielo (título que respeta el de la edición de la novela en castellano) narra la vida familiar de los Salmon, núcleo que se completa con papá Jack (Mark Wahlberg), mamá Abigail (Rachel Weisz), abuela Lynn (Susan Sarandon) y la hermana mayor y el hermano menor de Susie. A partir de ese momento nodal, el relato alternará –como lo hacía Criaturas celestiales– entre “la vida en la Tierra”, que tiene por ejes la investigación policial y el duelo familiar, y la de Susie en el limbo, zona que puede verse como proyección de sus fantasías. En Criaturas celestiales, ambos planos del relato aparecían dramáticamente justificados, y su choque no hacía más que enriquecerlo mutuamente. Todo lo contrario de lo que sucede aquí.

Por un lado, la “normalidad” a toda prueba de los Salmon les quita todo relieve o interés dramático, haciendo de toda la primera parte de la película una zona preparatoria de alguna otra cosa. Nominado al Oscar y caracterizado de un modo que recuerda al Francella de El secreto de sus ojos (rubio, de anteojos, a medio camino entre la timidez y la cortesía), algo más de color tiene, como es lógico, el vecino freak, al que Stanley Tucci le otorga una preocupante sonrisa. Pero Jackson parece conformarse con la mera máscara, como si ni se le hubiera cruzado por la cabeza la posibilidad de raspar detrás de ella, para ver qué hay. Lo mismo sucede con la abuela Sarandon, caricatura que en un breve clip humorístico luce una excentricidad de spray, whisky y cigarrillo en mano que la hace aparecer como escapada de una publicidad veraniega.

Finalizado el clip, Sarandon da las hurras y se va, devolviendo la película a la solemnidad y el sobrepeso que la hunden. Sabiéndose desde el comienzo quién es el abusador y asesino de Susie, la investigación policial (a cargo de Michael Imperioli, el Christopher Moltisanti de Los Soprano) tiene el solo interés de saber si atraparán o no al vecino raro. Se supone que a esta falta de interés narrativo (que hace quedar las abundantes referencias al aeromodelismo como signos sin significante) debería oponérsele aquello que constituiría el corazón del relato, su verdadera fuente de atractivo, lo que le da título: el mundo interior de la niña tronchada, representado por esa dimensión intermedia a la que ha ido a parar. Frustración mayor de Desde mi cielo: aun aceptando la idea cuasi medieval de que existiría un paraíso para niños maltratados, más difícil de hacer pasar se torna la forma que el realizador de la tal vez sobrevalorada trilogía de los anillos ha querido dar a ese cielo.

Como ya sucedió en casos similares –en Más allá de los sueños, 1998, y La fuente de la vida, 2006, por citar un par de ejemplos–, el onirismo kitsch-digital de Desde mi cielo, lleno de tonos saturados y vaporosos, de surrealismo de libro de mesa, de baladas new age más propias de Celine Dion que del austero minimalismo que siempre caracterizó a Brian Eno (responsable de la banda de sonido), hace pensar que Jackson habrá avizorado en ese cielo un campo de juegos para desplegar una imaginería que convierte en trencito de juguete lo que debería ser relato cinematográfico. No es la primera vez que el realizador de King Kong rinde culto a ese altar sintético. Algo parecido ocurrió en su primera película en Hollywood, la comedia de fantasmas Muertos de miedo (The Frighteners, 1996). Pero en aquella ocasión el espíritu lúdico, la energía narrativa y furor inventivo compensaban el desborde de efectos especiales, y aquí parecería no quedar nada pero nada de todo eso.

2.00
Regular

Cines Argentinos - H. Zapata (Argentina)

Desde mi cielo es el peor trabajo en la filmografía de Peter Jackson hasta la fecha.
Esto no significa que el film opaque sus logros anteriores, pero la realidad es que tampoco tiene inmunidad diplomática por las grandes cosas que hizo en el pasado.
La película es un desastre donde él tiene la responsabilidad como guionista, productor y direc ... Leer más Desde mi cielo es el peor trabajo en la filmografía de Peter Jackson hasta la fecha.
Esto no significa que el film opaque sus logros anteriores, pero la realidad es que tampoco tiene inmunidad diplomática por las grandes cosas que hizo en el pasado.
La película es un desastre donde él tiene la responsabilidad como guionista, productor y director.
Cuando entrás al cine a ver la historia de un crimen sobre una chica que fue violada y asesinada y al finalizar te queda la misma sensación que hubieras tenidos si veías Sintonía de amor 2 hay algo que falla.
En este caso es la incompetencia absoluta del director para retratar una historia sobre el dolor humano, que terminó convertida en un lamentable pastiche digital meloso donde parecería que a Jackson lo sacás de los efectos especiales y no tiene mucho para decir.
El mejor ejemplo para contraponer a este estreno es El Laberinto del Fauno.
Ahí tenías un dramón tremendo con bastante suspenso que se fusionó a la perfección con secuencias de fantasía.
Sin embargo, el director Guillermo Del Toro nunca perdió el rumbo del film porque sabía desde un comienzo lo que quería contar. La atención estaba puesta en las relaciones humanas no en los efectos especiales.
No es el caso de Jackson.
Acá no se entiende que es lo que quiso hacer.
Retratar a la víctima de un crimen terrible como una ninfa poeta que vive feliz en una especie de antesala al Paraíso, mientras los familiares sufren en la vida es deplorable, sobre todo porque el asesino prácticamente queda como un héroe que les hizo un favor a las chicas que mató.
Las jóvenes encontraron la felicidad eterna en el Paraiso y para sus familiares después todo sigue adelante sin problemas. Me pareció un poco perverso.
Tengo que admitir que desde mi cielo arranca muy bien con gran potencial hasta que se produce el crimen.
Hasta ahí vamos bárbaro. La presentación de los personajes, especialmente los de Stanley Tucci y Saoirse Ronan están muy bien y te meten de lleno en la trama. Inclusive la escena en que la protagonista se da cuenta que fue asesinada está muy bien realizada.
Lamentablemente Jackson después entra en el terreno del País de Nunca Jamás con situaciones ridículas (como el insólito regreso de la protagonista para experimentar su primer beso) que no se pueden sostener y tira por la borda todo lo bueno que había construido hasta la primera parte de su trabajo.
Es una pena porque el elenco es impresionante y reman como los dioses los diálogos ridículos de director.
La excepción de esto es Susan Sarandon que directamente parece salida de una comedia de Kevin Smith. Su personaje está totalmente descolocado en la historia como si trabajara en un film aparte y la película falla a la hora de mitigar el drama con un poco de humor.
Queda la sensación que el director Jackson estuvo más enganchado con los efectos especiales que en retratar las relaciones humanas entre los personajes.
Desde mi cielo deja una importante lección a futuros directores de cine: Las historias de asesinos seriales pedófilos y los cuentitos de hadas sentimentalistas no van de la mano.

1.00
Mala

Dejá tu comentario

Comentarios

juancarlossantillanvillalobos comentó:

Desde mi cielo

5.000
"Increíble"

"
Ya en el pasado, con "Criaturas celestiales", Jackson había demostrado su sorprendente capacidad de obtener belleza a partir de las peores bajezas humanas. En esta ocasión, lleva casi a la perfección su inquietante y embriagadora visión de lo retorcido. "

Hace 3 anos · 3 votos · ¿Te sirvió este comentario?  Si   No  · Responder
Goofy1978 Te robo el comentario porque me parece sencillamente excelente
Hace 2 anos
ferchuzzzz comentó:

Desde mi Cielo

3.500
"Buena (+)"

"Buena pelicula...Pero es una puñalada en el alma..."

Hace 2 anos · Un voto · ¿Te sirvió este comentario?  Si   No  · Responder
AbrilRoss comentó:

Desde mi Cielo

5.000
"Increíble"

"Laa vdd muuy buenaa la vii 4 vecess (enserioo) y no me cansooo!!! es una dd mis favz. seraa tristee pero mezcla d una forma muy linda la triste realidad con lo bello d la imaginacion y los efectos y la trama GENIALES!!!!!!!!!!!"

Hace 2 anos · Un voto · ¿Te sirvió este comentario?  Si   No  · Responder

Películas en cartelera

El Violinista del Diablo

de: Bernard Rose
con: David Garrett, Jared Harri

Mi gran oportunidad

de: David Frankel
con: James Corden, Julie Walter

Se Levanta El Viento

de: Hayao Miyazaki
con: Joseph Gordon-Levitt, John Krasinski

El Planeta de los Simios: Confrontación ( Pre estreno)

de: Matt Reeves
con: Andy Serki, Jason Clarke

Transformers: La Era de la Extinción

de: Michael Bay
con: Frank Welker, Miguel Ferrer

Ver más »

Tus amigos en Cinefis