Califica esta película
Califica esta película
Tu calificación es
Modificá tu calificación
 

Sinopsis

El Engaño es un drama con escenas de acción. Ewan Mc Gragor interpreta a un auditor corporativo a la deriva en un mar de poder en la élite de Nueva York, a quien se le presenta la opotunidad de ingresar a esa parte de la ciudad que solo existe para los privilegiados cuando conoce a un abogado carismático, Wyatt Bose. En su mundo, los hombres usan trajes de cuatro mil dólares y fuera del trabajo, se mueven en un mundo clandestino donde las mujeres son hermosas y están al alcance de la mano. Para quienes su jornada de 16 hs de trabajo no les deja tiempo para desarrollar su vida personal, existe The List, un club de sexo donde teniendo el celular correcto, se puede acceder a una noche de completa satisfacción sexual. Al ingresar al club, Jonathan descubre cosas de si mosmo que no conocía y una aventura con una misteriosa desconocida lo expondrá al mundo de la traición y el asesinato.

Ficha técnica

Género Policial, Drama, Misterio
Título Original Deception
Director Marcel Langenegger
Protagonistas Hugh Jackman, Ewan McGregor, Michelle Williams, Lisa Gay Hamilton
Año de producción 2008
Duración 107 minutos.
Guionista Mark Bomback
País Estados Unidos
Calificación de la comunidad
(Basada en 425 personas)
Calificación de la prensa
(Basada en 5 críticos)
Última modificación jev233 (Hace 3 anos)

Trailer

Críticas de la prensa

Clarin (Argentina)

El trabajo de Jonathan (Ewan McGregor) es silencioso, anónimo. Es auditor de grandes financieras y entra y sale de ellas como un fantasma. Trabaja separado del resto de los empleados, en alguna oficina vacía y hasta altas horas de la noche. Ordenado, prolijo y obsesivo, el tipo casi no tiene vida personal.

Una noche, trabajando en una empresa ... Leer más El trabajo de Jonathan (Ewan McGregor) es silencioso, anónimo. Es auditor de grandes financieras y entra y sale de ellas como un fantasma. Trabaja separado del resto de los empleados, en alguna oficina vacía y hasta altas horas de la noche. Ordenado, prolijo y obsesivo, el tipo casi no tiene vida personal.

Una noche, trabajando en una empresa de Manhattan, entabla conversación con un tal Wyatt (Hugh Jackman), que es como su opuesto perfecto. Un ejecutivo simpático y con toda la pinta de ser un verdadero playboy. En uno de sus encuentros, Wyatt se olvida su celular, Jonathan lo recoge y empieza a escuchar extraños llamados. "¿Estás libre esta noche?", le dicen. El quiere aclarar que el celular suyo, pero no puede. Va a la cita y descubre que se trata de un grupo de hombres y mujeres, todos ejecutivos con poco tiempo para vida personal, que se encuentran a la medianoche a tener sexo furtivo. No hay preguntas. Nadie sabe nombres ni profesiones. La "distracción" ideal para un ejecutivo estresado.

Pero, claro, no todo es tan simple. Jonathan se enamora de una de las chicas (a quien conoce como S., interpretada por Michelle Williams), ella súbitamente desaparece, y allí se sabrá que toda la cadena de situaciones en realidad forman parte de un plan macabro en el que el inocente Jonathan es pieza clave.

El engaño es el más convencional de los thrillers, dicho esto no necesariamente en forma descalificatoria. Funciona casi como un reloj en lo que se propone, aunque lo que se propone es limitado y —giros más, giros menos— se puede adivinar a los quince minutos de relato. Los personajes son tan arquetípicos que es imposible que cumplan otra función que la que tienen, y la serie de resoluciones están implícitas en ese punto de partida.

A favor tiene un elenco de actores talentosos que logran ponerle un poco de emoción y misterio a la trama, en especial Jackman como un hombre que nunca se sabe bien hasta dónde es capaz de llegar para conseguir lo que se propone. Y en contra tiene un bastante pobre manejo de las escenas de suspenso y un exceso de situaciones que sólo se resuelven así porque el guión lo dice (la lógica no participa a esa altura).

El director debutante, Marcel Langenneger, no pasará a la historia por este filme, aunque llama la atención el elenco que consiguió para algo que no es más que un thriller de bajo vuelo (hasta Charlotte Rampling tiene un breve cameo). Por momentos, uno se imagina que Jackman y McGregor se convierten en el Wolverine de X-Men y en el Obi- Wan Kenobi de Star Wars y resuelven su entuerto entre patadas y espadas láser. Pero eso nunca llega. Lástima.-

3.00
Buena

Pagina 12 (Argentina)

El mundo de Jonathan (Ewan McGregor) es tan aséptico y ordenado como el que le muestran las planillas de cálculo de su laptop. Con fama de contador infalible e insobornable, su trabajo consiste en auditar las cuentas de las grandes corporaciones, un puesto en el que la soledad es su única compañera. Pero eso no implica que Jonathan no vea cómo ... Leer más El mundo de Jonathan (Ewan McGregor) es tan aséptico y ordenado como el que le muestran las planillas de cálculo de su laptop. Con fama de contador infalible e insobornable, su trabajo consiste en auditar las cuentas de las grandes corporaciones, un puesto en el que la soledad es su única compañera. Pero eso no implica que Jonathan no vea cómo la vida se le escurre entre las manos. Hay algo allá afuera, detrás de los grandes ventanales que dan a Wall

Street, que parece estar esperándolo. Y eso es lo que le promete Wyatt (Hugh Jackman), un abogado que se presenta como un bon vivant dispuesto a enseñarle, sin cargo, los placeres del mundo. Pero claro, tal como sugiere el título de la película dirigida por el debutante Marcel Langenegger, las apariencias engañan...

El principal problema de una película como El engaño, que se presenta como un thriller sofisticado y mundano, es que todas y cada una de sus situaciones se pueden predecir como si el espectador hubiera leído antes el guión, de cabo a rabo. Ni una sola sorpresa o vuelta de tuerca es capaz de asomar en las casi dos horas de relato. ¿Cómo es posible, por ejemplo, que Jonathan no vea algo sospechoso en la mágica aparición en su vida de una chica bella y misteriosa (Michelle Williams)? ¿O que no se dé cuenta antes de cuáles son las intenciones de Wyatt? ¿O, ya que estamos, que Wyatt no perciba hasta qué punto Jonathan es menos tonto de lo que parece?

El único sobresalto que produce El engaño es el cameo de Charlotte Rampling, a quien casualmente también se la puede ver en otro de los estrenos de esta semana, La duquesa (ver aparte), donde interpreta a la pragmática madre de Georgiana Spencer. Aquí, Rampling se muestra en un papel que en ella parece casi un estereotipo: la seductora madura, capaz de instruir al novato en las potencialidades del sexo entre desconocidos. “Siempre me gustaron los muchachos tímidos”, dice con un brillo cínico en sus ojos, antes de meter a Jonathan en su cama. Lástima que una escena después su personaje ya sea un recuerdo fugaz, como la película toda.

2.00
Regular

La Nacion (Argentina)

El engaño, de Marcel Langenegger, no genera estremecimiento alguno.
Enésima variación del cuento del gato y el ratón, El engaño describe cómo cambia la opaca vida de un contador tímido, gris y desdichado cuando se cruza en su camino un abogado "ganador" que sabe cómo disfrutar de los placeres terrenales y está dispuesto a compartir con ... Leer más El engaño, de Marcel Langenegger, no genera estremecimiento alguno.
Enésima variación del cuento del gato y el ratón, El engaño describe cómo cambia la opaca vida de un contador tímido, gris y desdichado cuando se cruza en su camino un abogado "ganador" que sabe cómo disfrutar de los placeres terrenales y está dispuesto a compartir con él esa sabiduría. El señuelo tiene, claro, formas femeninas porque la intención, según puede percibirse desde las primeras escenas, es componer un thriller erótico. Lástima que el film carece de erotismo y por mucho que el guión se empeñe tampoco genera estremecimiento alguno: todo resulta más o menos previsible, cuando no francamente inverosímil.

Para el apocado Jonathan (personaje al que un esforzado Ewan McGregor intenta vanamente dar consistencia) la vida se reduce a analizar presupuestos de grandes empresas hasta que aparece el presuntuoso Wyatt, con su aplomo y sus aires de campeón (exagerados casi hasta el ridículo por Hugh Jackman) y lo introduce en un mundo tentador lleno de mujeres hermosas y sexo anónimo sin compromisos: en esos sofisticadísimos ambientes nadie tiene tiempo para llevar una vida personal. El exclusivo circuito exige figurar en una lista. Después, basta esperar que el teléfono suene y alguna voz sensual pregunte: "¿Estás libre esta noche?", lo que anticipa una cita voluptuosa.

Tales llamadas suceden con frecuencia, como podrá comprobar Jonathan cuando accidentalmente intercambie el celular con el de su mentor. Entusiasmado con el juego, pero sensible al fin, el ingenuo muchacho terminará enamorándose de la chica equivocada y su vida tomará un rumbo inesperado. Inesperado, lamentablemente, sólo para él: incluye chantajes, desapariciones y otros trastornos que el guión anuda sin temor al absurdo y que el suizo Marcel Langenegger, elegido para el caso por Jackman, también coproductor, expone sin mayor brillo.

Fernando López

2.00
Regular

Dejá tu comentario

Comentarios

sop
Una intriga espectacular, mantiene el suspenso hasta el final
Hace 5 anos · Sin votos · ¿Te sirvió este comentario?  Si   No  · Responder
Alejandro Enrique Varas
ta buena lastima el final... ahora quien no quisiera que te prenten un telefono asi por un par de dias? jaja
Hace 5 anos · Sin votos · ¿Te sirvió este comentario?  Si   No  · Responder
cecijazz
El argumento es bueno, estan muy bien los actores en sus personajes
Hace 5 anos · Sin votos · ¿Te sirvió este comentario?  Si   No  · Responder

Películas en cartelera

La Dictadura Perfecta

de: Luis Estrada
con: Damián Alcázar, Alfonso Herrera

Drácula La Historia Jamás Contada

de: Gary Shore
con: Luke Evan, Sarah Gadon

Alexander y Un Día Terrible, Horrible...

de: Miguel Arteta
con: Megan Mullally , Steve Carell

El Justiciero

de: Antoine Fuqua
con: Denzel Washington, Chloë Grace Moretz

Cantinflas

de: Sebastián del Amo
con: Óscar Jaenada, Michael Imperioli

Ver más »

Tus amigos en Cinefis