Califica esta película
Califica esta película
Tu calificación es
Modificá tu calificación
 

Sinopsis

Flynn Rider, el más buscado -y encantador- bandido del reino, se esconde en una misteriosa torre y toma como rehén a Rapunzel, una bella y avispada adolescente con una cabellera dorada de 21 metros de largo, que vive encerrada allí desde hace años. La singular prisionera sella un pacto con el apuesto ladrón. A partir de ese momento, la pareja vivirá emocionantes aventuras en compañía de un caballo superpolicía, un camaleón sobreprotector y una ruda pandilla de matones.

Ficha técnica

Género Animación, Familiar
Título Original Tangled
Director Nathan Greno, Byron Howard
Protagonistas Ron Perlman, Mandy Moore, Zachary Levi, Jeffrey Tambor, Donna Murphy, M.C. Gainey
Año de producción 2010
Duración 104 minutos.
MPAA rating PG - Se Sugiere Presencia de los Padres. Este Material Puede No Ser Adecuado Para Niños
Productor Douglas Rogers
Guionista Wilhelm Grimm, Mark Kennedy, Jacob Grimm, Dean Wellins
País Estados Unidos
Calificación de la comunidad
(Basada en 6429 personas)
Calificación de la prensa
(Basada en 6 críticos)
Última modificación la vieja (Hace 2 anos)
Experta de esta película
nkli nkli es el experto de esta película con 8 puntos

Regístrate, suma puntos y conviértete en el experto de esta película

Trailer

Críticas de la prensa

La Voz Del Interior - Juliana Rodriguez (Argentina)

Después de las parodias del género de la trilogía de Shrek , era difícil imaginar un cuento de hadas que retornara al esquema clásico. Sin embargo, Disney lo hizo, otra vez. Enredados , el filme número 50 de animación de Disney, retoma la tradición del cuento de hadas en dos sentidos: en la historia, inspirada en el cuento popular Rapunzel ... Leer más Después de las parodias del género de la trilogía de Shrek , era difícil imaginar un cuento de hadas que retornara al esquema clásico. Sin embargo, Disney lo hizo, otra vez. Enredados , el filme número 50 de animación de Disney, retoma la tradición del cuento de hadas en dos sentidos: en la historia, inspirada en el cuento popular Rapunzel de los hermanos Grimm; y en la forma de narrar, que evoca a antecesoras como La Cenicienta o Blancanieves.

Como todo cuento de hadas, los ingredientes de la pócima están presentes: una princesa en apuros, una villana egocéntrica, y un príncipe azul. Claro que hay ligeras variantes a los personajes originales, ya que el príncipe es en realidad un ladrón de poca monta, la princesa no quiere esperar rescate sino rescatarse solita, y la villana no tiene poderes, simplemente es mala. Se suman dos personajes secundarios que, sin hablar ni una línea, aportan el humor: el compañero fiel de la heroína, un camaleón histérico y temerario; y un caballo recto como un sheriff.

Con mano de John Lasseter (la cabeza de Pixar), ni la animación ni el relato son realistas, y eso se agradece. También se agradece que el filme no sea una sucesión ininterrumpida de chistes, sino una película de amor y aventuras, en la que el humor acompaña. Además, el conflicto de la joven Rapunzel, que nunca salió de la torre ni fue a la peluquería, no se acota al de la princesa que quiere casarse y comer perdices, está planteado desde la rebeldía de una joven que decide abandonar sus miedos y enfrentarse a la autoridad.

La historia entretiene, emociona y divierte, con picos dramáticos y un repertorio de canciones. Enredados es una película para deleite de chicos y no tan chicos, y tanto el filme como la protagonista están a la altura de clásicos como La Sirenita o La Bella y la bestia . Hacia el final, los cambios en el desenlace son respecto al cuento tradicional (trágico y truculento como todos los de los Grimm) y no traicionan el espíritu de la historia. Si no tenés hijos o sobrinos, es hora de ir buscándote un niño como excusa para llevarlo al cine.

5.00
Increíble!

Escribiendo CIne - Emiliano Basile (Argentina)

La chica del cabello largo

Cada tanto Disney realiza una película genial que cumple con todas las aspiraciones pretendidas y que reafirma su marca distintiva por sobre el resto de la compañías de Hollywood. Es el caso de Enredados (Tangled, 2010) el nuevo cuento de hadas medieval que posee todos los condimentos para convertirse en un nuevo cl ... Leer más La chica del cabello largo

Cada tanto Disney realiza una película genial que cumple con todas las aspiraciones pretendidas y que reafirma su marca distintiva por sobre el resto de la compañías de Hollywood. Es el caso de Enredados (Tangled, 2010) el nuevo cuento de hadas medieval que posee todos los condimentos para convertirse en un nuevo clásico de la productora del ratón Mickey.

Una bebé con extraños poderes en su cabello es secuestrada y encerrada en la torre de un castillo por una bruja malvada. A la edad de 18 años la pequeña Rapunzel (voz de Mandy Moore en la original) tiene ansias de conocer el mundo y decide salir de la torre a espaldas de su madre-secuestradora con su príncipe azul- que, paradójicamente no subió a la torre a rescatarla sino a esconderse de un robo que acaba de cometer.

Todos los tópicos Disney se repiten en Enredados: la historia medieval contemporánea, los valores familiares inquebrantables, las estructuras sociales incuestionables, la división del mundo en “buenos” y “malos”. Todos estos componentes hacen que Disney sea Disney, es decir, una marca firme que vende sus productos con la certeza de que los consumidores sepan de ante mano que van a comprar. Cine de género puro. Pero Disney tiene también esa capacidad de reinventarse una y otra vez, haciendo siempre lo mismo pero buscándole -y encontrándole- la vuelta al producto para que tenga la solidez y frescura suficiente para venderse como novedoso y reafirmar la marca una vez más.

Enredados construye su historia desde la metáfora de la madre sobre protectora a la que su hija -en edad adulta- se revela. La conversación entre ambas no tiene desperdicio para ninguna quinceañera. La madre hace gala de su experiencia personal para asustar a su hija de los peligros del “afuera” bajo el lema de “cuidar” a la niña. La chica sintiéndose culpable por desobedecer a su madre llora por los rincones luego. Disney dice “debes revelarte para conocer el mundo pero también debes esperar a la mayoría de edad que te lo permita”. Mensaje conservador teñido de mensaje liberal.

Otra metáfora genial es cuando Rapunzel entra en un bar repleto de hombres “temibles”. Todos tienen el torso desnudo explotando su masculinidad. Aunque no hay mención directa al hecho de que “la niña angelical que acaba de salir del lecho materno se topa con toda la hombría junta” metáfora sexual si las hay, queda relegado al comentario naif de la niña “que olor fuerte que hay en este lugar”. Claro que, al ser una chica “moderna” rápidamente maneja la situación y los hombres “peligrosos” pasan a ser inofensivos y hasta buenos compañeros.

Pero para no extendernos demasiado en un análisis que llevaría varios caracteres, vamos a cerrar esta nota diciendo que Enredados tiene la dosis justa de humor, aventuras, carisma, personajes adorables y moralina –obvio- que hacen que Disney entregue uno de sus mejores productos en mucho tiempo.

5.00
Increíble!

Clarín - Pablo O. Scholz (Argentina)

La princesa que quería vivir
Crítica “Enredados”. La 50° película de Disney es un símbolo de los cambios de la empresa a la hora de adaptar “Rapunzel”.

Se sabe: la gente de marketing de Disney desconfiaba de titular Rapunzel a, precisamente, esta adaptación de Rapunzel , porque creían que alejaría al público varonil, y Enredad ... Leer más La princesa que quería vivir
Crítica “Enredados”. La 50° película de Disney es un símbolo de los cambios de la empresa a la hora de adaptar “Rapunzel”.

Se sabe: la gente de marketing de Disney desconfiaba de titular Rapunzel a, precisamente, esta adaptación de Rapunzel , porque creían que alejaría al público varonil, y Enredados (o Tangled , lo mismo, en el original) no le cae mal: el protagonismo está más compartido entre Rapunzel y el ladrón Flynn Ryder que en Blancanieves o Mulan . Si a alguna película de Disney se parece es a Aladdin , por el hecho de que un ladronzuelo termina enamorándose de una princesa, y tanto Jazmín como Rapunzel son bien, bien bravitas.

No es la primera vez, no será la última, que la empresa del Ratón toma una historia original y la da vuelta a la hora de volcarla a la pantalla. Rapunzel vive encerrada en una torre en medio de la nada, sin saber que es la hija de los reyes, raptada por una malvada que quiere aprovechar el poder mágico de sus largos 21 metros de cabellos. Rapunzel está por ser mayor de edad y quiere escaparse de allí. El salvador será Flynn, que llega de casualidad, huyendo tras un robo, y la ayudará, primero interesadamente, a descubrir el mundo de ahí afuera -igualito a Aladdin-.

No es una película de Pixar, y tampoco de DreamWorks, aunque el personaje de Flynn en mucho se parece a los héroes que construye la empresa de Katzenberg. Es que Disney está reinventándose, y en buena y sana medida apelando a lo clásico, con lo que mejores productos realizó en un pasado reciente. El humor y la buena construcción de los personajes -todos- apuntalan el resultado, con una pareja que va en camino a convertirse en nuevas estrellas.

Aquí también el 3D tiene su sentido. Rapunzel utiliza su cabellera como látigo o especie de liana, las escenas de pelea están bien resueltas -siempre con un gag- y los personajes de apoyo -un caballo, un camaleón- cumplen con los roles de airear y dar pie a Rapunzel y Flynn para crecer en pantalla. Disney lo ha hecho de nuevo, para alegría de las chicas... y los chicos.

4.00
Muy Buena

La Nación - N. Trzenko (Argentina)

Enredados
Los estudios Disney presentan un cuento de hadas tan clásico como actual

En el universo de la animación actual, poblado de las maravillas de Pixar, los influyentes films del animé japonés y los algunas veces ingeniosos intentos de DreamWorks de reinventar el género infantil incluyendo a los adultos entre su público las princesas ... Leer más Enredados
Los estudios Disney presentan un cuento de hadas tan clásico como actual

En el universo de la animación actual, poblado de las maravillas de Pixar, los influyentes films del animé japonés y los algunas veces ingeniosos intentos de DreamWorks de reinventar el género infantil incluyendo a los adultos entre su público las princesas de Disney parecían ya no tener lugar. Hasta que llegó Enredados, una adaptación más que libre de Rapunzel, el clásico relato de los hermanos Grimm. Aquí están presentes todos los elementos, personajes y características que el estudio lleva casi setenta y cinco años perfeccionando incluidos el reino encantado, las princesas perdidas acompañadas de simpáticos animalitos, las brujas malas y los héroes montados en valientes corceles. Claro que esta vez ese héroe es un ladrón huérfano necesitado de atención, la princesa perdida es una adolescente curiosa y un poco furiosa y el corcel tiene evidentes problemas de identidad, ya que actúa como un perro sabueso. Con las lecciones aprendidas del primo Pixar y habiendo prestado atención a la repetida parodia del género que es Shrek, este film consigue mantener la tradición modernizándola, sin perder de vista sus raíces y la magia que parece ser sinónimo de Disney desde su nacimiento. En este caso conjurada por la combinación de las canciones compuestas por Alan Menken -el mismo de La sirenita, La Bella y la Bestia y Aladino- con las posibilidades estéticas de la animación digital y el 3D.

Princesa en la torre
La historia que cuenta Enredados gira en torno de Rapunzel, una princesa encantada que es secuestrada de su cuna por la malvada bruja Gothel, desesperada por utilizar el mágico cabello de la niña como su exclusivo tónico de la juventud eterna.

Encerrada en su torre durante 18 años, Rapunzel añora el mundo que sólo conoce a la distancia, por lo que espía desde su ventana con la única compañía de su mascota, un camaleón que no necesita hablar para resultar uno de los más graciosos personajes de la película. Que los tiene en cantidad. Entre ellos, Flynn Ryder, un pícaro ladrón que sueña con tener un hogar y se indigna cada vez que los carteles de "buscado" reproducen una nariz que no se parece en nada a la suya.

Lejos del convencional rescate de la chica por parte del príncipe azul, en este caso el encuentro entre la princesa solitaria y el forajido tendrá algo de comedia romántica -gracias al inspirado guión de Dan Fogelman-, y otro poco de comedia física que explota todas las posibilidades del 3D, especialmente cuando se pone en juego el largo pelo de la protagonista.

Como si fueran las lianas de Tarzán, los cabellos de Rapunzel son escalera, hamaca y hasta arma siempre lista para lo que su dueña necesite. Claro que no le sirven para protegerse de la malvada Gothel, que no sólo le hizo creer que es su mamá, sino que la mantiene encerrada y aislada con una perversa mezcla de culpa y miedo al exterior. De todos modos, eso no impide que Rapunzel sueñe con conocer el mundo y bajar de su torre un mechón a la vez.

4.00
Muy Buena

Página 12 - H. Bernades (Argentina)

Disney tiende puentes a la modernidad

La adaptación del cuento de hadas Rapunzel, de los hermanos Grimm, confirma la capacidad creativa de John Lasseter, director artístico del sello. El film fusiona tradición y renovación, sofisticación y espíritu popular y alto estándar de calidad con eficacia narrativa.

Cada vez quedan menos dudas d ... Leer más Disney tiende puentes a la modernidad

La adaptación del cuento de hadas Rapunzel, de los hermanos Grimm, confirma la capacidad creativa de John Lasseter, director artístico del sello. El film fusiona tradición y renovación, sofisticación y espíritu popular y alto estándar de calidad con eficacia narrativa.

Cada vez quedan menos dudas de que cuando haya que contabilizar las cinco o seis figuras esenciales de la cultura popular de fines del siglo XX/comienzos del XXI, el nombre de John Lasseter no podrá faltar. No conforme con haber puesto en marcha y seguir fogoneando la mayor máquina creativa de todo Hollywood, de los ’90 para acá (el sello Pixar), desde el momento en que asumió como director artístico de Disney, Lasseter parece haberse propuesto una completa refundación creativa de la más antigua compañía del reino de la animación. Primer trabajo enteramente encarado por él desde su asunción, cuatro años atrás, Enredados confirma que a la hora de fusionar tradición y renovación, sofisticación y espíritu popular y el más alto estándar de calidad con la eficacia narrativa, mil leguas a la redonda del cartel de Hollywood no hay como el creador de Toy Story, Buscando a Nemo y WALL-E. Enredados no es sólo el mejor largo de animación que Disney haya producido desde tiempos de La sirenita, La Bella y la Bestia & Cía. En tanto todo rastro de cursilería, sensiblería y falsedad han sido drásticamente expurgados, el quincuagésimo largo de animación del sello del viejo Walt representa, además, algo que hasta hace muy poco daba la sensación de ser quintaesencialmente imposible: el ingreso de Disney a la modernidad.

Un ingreso que tiende puentes, en lugar de romperlos. Por un lado, la más pura tradición Disney, consistente en la adaptación de un clásico cuento de hadas (Rapunzel, de los hermanos Grimm), narrando una historia de amor que tiene a una princesa por protagonista (aunque no se la presente como tal hasta bien avanzado el metraje), una bruja o algo muy parecido por contraparte (la mamá castradora) y animalitos que funcionan como números cómicos (el camaleón y el corcel), salpimentada por canciones (escritas por Alan Menken, compositor de éxitos de Disney) y rematada con una animación de calidad superior (concentrada sobre todo en la caudalosa, mutante cabellera de la protagonista) y técnica de primera (digitalizada y en 3D). Por otro, la innovación, tanto de tono (ligero, sin sermones, lleno de ironías y con buena cantidad de alusiones para adultos) y espíritu (la heroína no es sumisa ni melanco, sino osada y deseosa), como en términos de libertad y ruptura narrativas. Como lo demuestra cierto grupo de bárbaros, que en su primera aparición se presentan como hooligans de temer y en la segunda se ponen a cantar, bailar, enamorarse y hasta coser, como si recién hubieran salido del closet.

Escrita por Dan Fogelman (de Cars y Bolt) y dirigida por los hombres de la casa Nathan Greno y Byron Howard, la historia parece casi más escrita por Freud que por los románticos Grimm, con esa hermosa adolescente a la que su madre tiene encerrada en una torre inaccesible, no sea cuestión de que algún vándalo de las inmediaciones vaya a profanarle su más valioso tesoro: la cabellera. Toda una pendevieja que no soporta ver a la hija haciéndose mujer (“Sabia es mamá”, repite un estribillo), da la sensación de que si uno mirara más en detalle a mamá Gothel podría ver su rostro estirado y botoxeado, folklore más propio de Sunset Boulevard que de un pueblecito de Europa Central. Pero Disney no es DreamWorks, por lo cual esta clase de anacronismos son siempre más sugeridos que explícitos. Ladronzuelo astuto y no muy honorable, el pícaro Flynn Ryder –tan capaz de mejicanear a sus secuaces como de mentirle a la heroína– no podría estar más en las antípodas de un intachable príncipe azul.

Trabajada durante más de tres años por Lasseter y los suyos, tramas y subtramas se cruzan y proliferan. Por un lado, el deseo de Rapunzel de bajar de su torre-prisión para por fin ver las estrellas (riguroso eco narrativo, las estrellas guardan el secreto de su origen); por otro, la aventura proporcionada por Flynn y sus perseguidores: las autoridades, sus dos gigantescos cómplices y ese gran personaje que es Maximus, caballo con olfato y obstinación de perro. Y además, el camaleón, los bárbaros, cierto viejito que es como un Cupido borrachín, el rey y la reina que extrañan a la princesa desaparecida, un mimo alla Marcel Marceau... Cuando alguna línea del relato adelgaza, siempre otra devuelve a la trama densidad y atractivo. El propio dibujo refleja la tensión entre clasicismo y modernidad, con sus estilizados protagonistas –de ojos tan grandes como un animé– y los secundarios de líneas tan exageradas como una caricatura. Con escenas de gran espectáculo, la utilización del 3D es ejemplar. En lugar de lanzar objetos a la cara, como en un espectáculo de feria, la tridimensionalidad se emplea para arrastrar al espectador hacia el fondo del plano, mediante una serie de subjetivas que refuerzan el efecto de inmersión narrativa. Efecto esencialmente clásico, alcanzado –una vez más– mediante un instrumento de máxima modernidad. Como todo, en Enredados.

4.00
Muy Buena

Dejá tu comentario

Comentarios

Kalculin comentó:

Enredados

4.500
"Excelente"

"Nathan Greno y Byron Howard (directores) fervientes trabajadores de la empresa en diferentes areas desde hace un tiempo han logrado en el 2010 devolverle a Disney esa magia y esplendor que había perdido gracias a la moda de otra films de animación.Una adptación implecable, asi como tambien su banda de sonido y sus gráfico. Bravo!"

Hace 6 anos · 2 votos · ¿Te sirvió este comentario?  Si   No  · Responder
robely comentó:

Enredados

4.500
"Excelente"

"me gusto es muy tipica de disney,pero no por eso es aburrida aunque casi sepas que va pasar jaja pero es muy divertida mas el camaleon jajaja.
"

Hace 6 anos · 2 votos · ¿Te sirvió este comentario?  Si   No  · Responder
Víctor Carbajal comentó:

Enredados

3.000
"Buena"

"Está muy bien. Excelente el estilo 3D elegido, que lejos de buscar el hiper realismo, trata de semejarse a las pinturas que disney realizaba para sus fondos habitualmente... Lamento toda la parte Broadway y la necesidad de cantar cada 5 minutos, que es lo que justamente les parodiaba Shrek, y que pese a eso, no han dejado de hacer..."

Hace 6 anos · Un voto · ¿Te sirvió este comentario?  Si   No  · Responder

Películas en cartelera

Victoria y Abdul

de: Stephen Frears
con: Judi Dench, Ali Fazal

Voces Ocultas

de: Eric D. Howell
con: Emilia Clarke, Marton Csoka

Loving Vincent

de: Dorota Kobiela
con: Animation, Helen McCrory

El Hijo de Piegrande

de: Ben Stassen, Jeremy Degruson
con: Animacion, Ben Stassen

Suburbicon

de: George Clooney
con: Matt Damon, Julianne Moore

Ver más »

Tus amigos en Cinefis