Califica esta película
Califica esta película
Tu calificación es
Modificá tu calificación
 

Sinopsis

Zack y Miri son dos amigos que se conocieron en el instituto y a los que les cuesta afrontar la edad adulta, a sus veintimuchos años, se ven inmersos en deudas. Para hacer dinero rápido deciden armar una empresa para grabar pornos amateur con sus amigos. Mientras ruedan las películas, descubrirán que sentían algo más que la platónica amistad que los había unido hasta ahora.

Ficha técnica

Género Comedia, Drama, Romance
Título Original Zack & Miri Make a Porno
Director Kevin Smith
Protagonistas Justin Long, Seth Rogen, Elizabeth Banks, Katie Morgan, Jason Mewes, Tom Savini, Traci Lords, Craig Robinson, Jennifer Schwalbach Smith, Jeff Anderson, Brandon Routh, David Early, Mattt Potter, Anne Wade, Gerry Bednob, Ricky Mabe
Año de producción 2008
Duración 101 minutos.
MPAA rating NC-17 - No apta para menores de 17 años
Productor Scott Mosier
Guionista Kevin Smith
Música James L. Venable
País Estados Unidos
Calificación de la comunidad
(Basada en 483 personas)
Calificación de la prensa
(Basada en 6 críticos)
Última modificación jev233 (Hace 2 anos)

Trailer

Críticas de la prensa

Comunar - M. Lipszyc (Argentina)

Finalmente llega a la Argentina la consagración definitiva del ícono de la nueva comedia norteamericana: tras películas como Virgen a los 40 o Supercool, Zack y Miri hacen una porno corona a Seth Rogen como absoluto amo y señor de las risas hollywoodenses.La situación inicial planteada en el film no es disparatada, ya que nos presenta a dos am ... Leer más Finalmente llega a la Argentina la consagración definitiva del ícono de la nueva comedia norteamericana: tras películas como Virgen a los 40 o Supercool, Zack y Miri hacen una porno corona a Seth Rogen como absoluto amo y señor de las risas hollywoodenses.La situación inicial planteada en el film no es disparatada, ya que nos presenta a dos amigos de toda la vida compartiendo un departamento (Zack Brown -el ya mencionado Rogen- y Miriam Linky -Elizabeth Banks-) que enfrentan dificultades económicas. Las penurias en sus bolsillos son tales que les cortan la luz, el agua, el gas, y lógicamente se les hace prácticamente imposible seguir viviendo de ese modo.

La decisión que toman es lo que sorprende: al descubrir el poder que tiene Internet y la posibilidad de ganar miles de dólares produciendo y distribuyendo su propia película pornográfica, los compañeros deciden jugarse su última ficha apostando a convertirse en figuras del entretenimiento para adultos.

Lo que sucede es que ambos están quebrados y, para llevar a cabo tal empresa de forma profesional, se necesita dinero; es por esto que optan por seleccionar a amateurs o curiosos con ganas de actuar sin un pago asegurado. La seguidilla de personajes que participará de la producción ameritaría un libro aparte, pero el catálogo va desde un hombre cuya única virtud es lograr una erección en cualquier situación hasta una meretriz veterana amante de ejercer el dominio con los hombres.

Está claro que el tono cómico se da sobre todo en las situaciones en las que intervienen tanto Zack como Miri con el resto de los caracteres, pero paralelamente son ellos dos los que le brindarán la cuota romántica: se conocen desde primer grado, viven juntos, son íntimos pero… nunca tuvieron entre sí nada sexual ni amoroso. La filmación de la película pornográfica los ubicará en la disyuntiva: ¿Puede el sexo modificar una amistad plena como la que mantienen?

Tras este breve resumen, quiero argumentar lo dicho respecto de Seth Rogen al principio. Es difícil manejar la delgada línea entre el humor y la chabacanería -y de hecho en la Argentina sobran los ejemplos de quienes fracasan constantemente al intentarlo-, pero este joven actor le da contenido al chiste “extremo”, por llamarlo de algún modo. Es más, yo odio el humor escatológico, pero lo que Rogen hace es utilizar pequeñas dosis de vulgaridad para condimentar contenido netamente divertido. A tal punto que su simple presencia en una película me genera, cuando menos, curiosidad por verla.

También quisiera remarcar la sólida actuación de Elizabeth Banks, definitivamente ascendiendo en el escabroso camino de las mujeres humoristas.

Y por último, pero no por eso menos importante, cabe señalar que el responsable tanto del guión como de la dirección es nada menos que Kevin Smith, figura del cine indie con películas como Clerks o Dogma.

Hay que aclarar que la película tiene restricciones de edad para los espectadores por lo que algunos considerarían “lenguaje obsceno” además de las razones visuales obvias (basta con leer el título…).

Pero cualquier adulto que disfrute de la comedia sin pruritos puritanos debe saber que sin dudas Zack y Miri… es una gran opción.

4.00
Muy Buena

Cines Argentinos - H. Zapata (Argentina)

La última vez que vimos una película del director Kevin Smith en la cartelera fue en el 2004 cuando se estrenó Padre Soltero (Jersey Girl) que sigo creyendo es su mejor trabajo hasta la fecha.
Su nueva película presenta una comedia romántica que podríamos definir como una versión vulgar de Smith de Cuando Harry conoció a Sally.
Zack y Mir ... Leer más La última vez que vimos una película del director Kevin Smith en la cartelera fue en el 2004 cuando se estrenó Padre Soltero (Jersey Girl) que sigo creyendo es su mejor trabajo hasta la fecha.
Su nueva película presenta una comedia romántica que podríamos definir como una versión vulgar de Smith de Cuando Harry conoció a Sally.
Zack y Miri son dos amigos que se conocen desde hace muchos años e inclusive conviven juntos.
Cuando enfrentan una crisis económica deciden hacer una película porno y durante esa experiencia empiezan a descubrir que su relación va más allá de la amistad.
Smith retomó en este trabajo la escatología y el humor vulgar que tanto le gusta al mismo tiempo que no se olvida de encaminar el film por el camino del romance.
Lo mejor de la película es que pese a todas las puteadas y diálogos picantes que tiene la historia, el director desarrolla una linda historia de amor entre los protagonistas que es mucho más emocional de lo que parece en un principio.
Smith maneja muy bien el balance del humor absurdo, que en este caso se centra en la parodia porno que hacen de Star Wars, titulada Star Whores, y romance, que en el fondo y aunque no lo parezca cuando estés viendo esta historia es el tema central del film.
Jason Mewes, clásico actor de los filmes de Smith tiene muy buenos momentos junto con la pornstar Katie Morgan que muestra una veta actoral desconocida.
No es la gran película del director, pero si te gustan la historias y el humor de Kevin Smith vas a pasarla bien con esta película.

4.00
Muy Buena

Cine Premiere (México)

Es difícil no reírse apenas Seth Rogen (Zack), la facha con sobrepeso encarnada, aparece en la pantalla. A la imagen, sigue la voz: una especie de gruñido bajo que, luego de contemplar a su portador, induce la carcajada. Kevin Smith aprovecha bien al actor en su incursión en el nuevo género de “comedias” nacidas a partir de Virgen a los 40 ... Leer más Es difícil no reírse apenas Seth Rogen (Zack), la facha con sobrepeso encarnada, aparece en la pantalla. A la imagen, sigue la voz: una especie de gruñido bajo que, luego de contemplar a su portador, induce la carcajada. Kevin Smith aprovecha bien al actor en su incursión en el nuevo género de “comedias” nacidas a partir de Virgen a los 40 (2005) y el meteórico ascenso de Rogen y compañía en la cinematografía más reciente. ¿Es posible mezclar la ternura, una historia de amor en el fondo convencional, una serie de diálogos en los que el sexo y la incorrección política manan a borbotones y la premisa de que para salir de la crisis la opción más rentable es filmar y protagonizar una película pornográfica, casera y de bajo presupuesto? En compañía de Elizabeth Banks (Miri), Rogen y Smith responden “sí” a la pregunta y le ofrecen al espectador un filme que mezcla lo simple del devenir más cotidiano con una lucidez humorística a prueba de todo. Nunca mejor dicho: “Two thumbs up!”.

–David Miklos

4.00
Muy Buena

Página 12 - H. Bernades (Argentina)

Tal como se vio en Clerks, Mallrats o La otra cara del amor (Chasing Amy), los héroes de Kevin Smith son como esos amigos, o amigos de amigos, que pueden hacer que uno se muera de risa o los mire con pena. Normalmente, ambas cosas. Tienen aspecto de leñadores traspirados, aunque si algo no hacen es trabajar. Andan siempre en grupos de pares, se l ... Leer más Tal como se vio en Clerks, Mallrats o La otra cara del amor (Chasing Amy), los héroes de Kevin Smith son como esos amigos, o amigos de amigos, que pueden hacer que uno se muera de risa o los mire con pena. Normalmente, ambas cosas. Tienen aspecto de leñadores traspirados, aunque si algo no hacen es trabajar. Andan siempre en grupos de pares, se la pasan haciendo chistes muy graciosos sobre gente que conocen, sobre películas, sobre cosas de la tele. Viven en sucuchos cochambrosos, cuando curten con alguna chica es porque pagaron o porque a esa hora ligaba cualquiera y desde el martes pasado podrían vivir en la Argentina: ya no los penaliza- rían. ¿Que si tienen 16, 17, 18? Noooo, son treintañeros. De hecho, Mr. Smith, que es el modelo en que se forjaron, el año próximo cumple 40. Y sigue con el mismo aspecto de leñador transpirado.

Pelos revueltos, barba sin afeitar, fumón, gracioso y atropellado, desde sus primeras apariciones en cine (en Anchorman y Virgen a los 40, enseguida en Supercool, en Ligeramente embarazada, en Pineapple Express), Seth Rogen siempre pareció un personaje de Kevin Smith. Ya lo es. Zack orilla los 30, vive en medio del frío helado de Pittsburgh, atiende el mostrador de una cafetería y, como no tiene plata para pagar el alquiler, comparte techo con una chica. El y Miri (la rubia Elizabeth Banks, protagonista de Virgen a los 40, Laura Bush en W.) son amigos desde el secundario, jamás tuvieron sexo y las únicas desnudeces que se conocen son las que se ven en el baño, cuando uno deja la puerta sin trabar y el otro entra sin querer. A ver: es una comedia, él es bruto y ella es linda, viven juntos. ¿Cuánto van a tardar en mirarse a los ojos y decirse que no sabían que sentían eso? ¿Media hora, una, una hora y media? Zack y Miri hacen una porno dura 101 y la única sorpresa es hasta qué punto cuando se enamoren uno va a desear que vuelvan atrás y sigan siendo esos adolescentones del comienzo.

El comienzo: eso es lo mejor. Cuando Zack y Miri se burlan ácidamente del frío de Pittsburgh y del vestido rojo encarnado que se pone ella para ir al festejo de los veinte años de graduados. Se ríen de esa clase de festejos, y de la clase de gente en la que se convirtieron los demás veinte años más tarde. La clase de gente en la que se convirtieron ellos: vean si no el papelonazo que hace Miri, que va a la fiesta decidida a voltearse al chico que le gustaba, toma un par de copas de más y le tira todos los galgos de la perrera, sin advertir que el chico fue a la fiesta con su novio. Es el mejor momento de la película, por varios motivos: 1) El chico es Brandon Routh, que hizo de Superman en la película que Kevin Smith preparó y nunca llegó a filmar; “Superman era puto” dice ahora Smith, en venganza; 2) La pareja de Superman (Justin Long) es una loca venenosa, el mejor personaje que puede encontrarse en una fiesta aburrida; 3) Ambos son actores porno-gay, lo cual le da pie a Zack para imaginar cómo salir de la mala, cuando les corten el gas y la luz: filmando una porno y haciendo plata fácil. Claro que Zack y sus amigos son tan berretas que no podrán ni filmar una porno berreta.

El berretismo, la torpeza, la inepcia convierten a Zack y sus amigos (entre ellos, un par de veteranos de la escudería Smith: Jason Mewes y Jeff Anderson) en la Armada Brancaleone del porno. Hacen un casting horrible, filman en la cafetería y de pronto entra un cliente, no saben dónde poner la cámara, no se les para. Apenas la presencia de un par de chicas con experiencia (una de ellas, la mítica actriz porno Traci Lords) salva un poco las papas. Hay alguna curiosidad, como la capacidad de Lords para hacer pompas de jabón (y no con la boca), alguna escatología (un “plano de mierda”, pero no en sentido figurado) y la simpatía que siempre despierta cualquier variante de desconocido de siempre. Con el añadido de la autenticidad, la escritura en una primera persona apenas velada, la metalingüística incluso: como reconoce Kevin Smith en la entrevista publicada ayer en Página/12, si a algo se parece ese rodaje es a sus rodajes de los comienzos. De hecho, el propio aspecto visual de Zack y Miri, característicamente torpe, bruto y duro, no difiere demasiado del de la porno que filman. Lo cual da al asunto una enorme coherencia y sinceridad.

Lo que no es coherente ni sincero es que en el momento culminante, cuando los propios Zack y Miri tienen que ir a los bifes, Smith arrugue y termine haciendo papelones, con los actores todos vestidos. Como si se estuvieran frotando, nomás. Ahí, encima, se enamoran. Lo cual, tratándose de Smith, no es bueno. El tipo había sabido resolverlo mejor en La otra cara del amor. Pero fue una excepción. Zack y Miri demuestra que Kevin sigue sin saber lo que es el amor. Al menos, en términos cinematográficos, que para el caso es lo que importa.

Por Horacio Bernades

3.00
Buena

La Nación - A. C. Martínez (Argentina)

Partiendo de personajes atrapados en trabajos sin futuro, algo recurrente en su filmografía, el director Kevin Smith recrea ahora la trayectoria de un par de amigos que durante mucho tiempo compartieron el departamento que habitan.

Ella es tan desordenada como extrovertida, en tanto él trata de cambiar su vida, pero siempre tropieza con algún ... Leer más Partiendo de personajes atrapados en trabajos sin futuro, algo recurrente en su filmografía, el director Kevin Smith recrea ahora la trayectoria de un par de amigos que durante mucho tiempo compartieron el departamento que habitan.

Ella es tan desordenada como extrovertida, en tanto él trata de cambiar su vida, pero siempre tropieza con algún obstáculo que le impide salir indemne de cualquier situación. Ambos manejan de manera desprolija su presupuesto y las deudas los abruman hasta el punto de que su departamento queda sin luz y sin agua por falta de pago. El dúo deberá, pues, inventar algo nuevo para salir de ese pozo de pobreza y se les ocurre rodar una película pornográfica que, piensan, les redituará una importante suma de dinero.
Con la ayuda de unos amigos tan carentes de fondos económicos como ellos, la pareja se pondrá a la tarea de inventar un guión estrafalario y muy audaz y, a pesar de que nunca habían tenido sexo, ello no arruinará su amistad. Pero mientras la película está en rodaje, entre atrevidas escenas que por momentos caen en el dudoso gusto y se internan en lo escatológico, lo que había comenzado como una propuesta laboral amistosa, se convierte en algo más: nacerá entre ambos un sentimiento amoroso.

Si por momentos el film logra algunos gags acertados, la trama apela a una comicidad demasiado burda y recae en nombres y espacios televisivos muy localistas para el público argentino, con lo cual lo que puede parecer gracioso para los espectadores norteamericanos es incomprensible para el público local. El director y guionista Kevin Smith intentó realizar una comedia satírica, pero tropezó en su propia historia en la que abundan escenas que merecían un trato menos audaz. Seth Roger y Elizabeth Banks convierten a sus personajes en simples caricaturas, en tanto que el resto del elenco recorre el relato con una gracia muy poco fresca.

Adolfo C. Martínez

2.00
Regular

Reforma (México)

A primera vista, por el reparto encabezado por Seth Rogen, por los escatológicos diálogos dichos con frescura por todos los actores y hasta por la fórmula trabajada (una buddy-movie fundida en una comedia romántica), Hagamos una Porno (Zack and Miri Make a Porno, EU, 2009) parece una película salida de la exitosa fábrica Apatow (Virgen a los ... Leer más A primera vista, por el reparto encabezado por Seth Rogen, por los escatológicos diálogos dichos con frescura por todos los actores y hasta por la fórmula trabajada (una buddy-movie fundida en una comedia romántica), Hagamos una Porno (Zack and Miri Make a Porno, EU, 2009) parece una película salida de la exitosa fábrica Apatow (Virgen a los 40/2005, Ligeramente embarazada/2007). Sin embargo, basta ver un cameo clave (del nuevo Supermán Brandon Routh) y una hilarante secuencia basada en el imaginario de Star Wars para darnos cuenta que el único cineasta gringo contemporáneo capaz de ese tipo de derivativo relajo cinefílico es Kevin Smith, autor también del ingenioso guión original. Los Zach y Miri del título original (Rogen y una muy fresca Elizabeth Banks) son inseparables amigos de la infancia, fieles compañeros de high-school y comparten un apartamentucho en un algún barrio pobretón de Pittsburgh. A punto de quedar en la indigencia (sin agua, sin luz, con deudas crecientes), los camaradas deciden hacer una película porno para resolver sus problemas económicos. No puede ser tan difícil: basta conseguir una camarita, hacer un casting adecuado (por ahí aparecen las auténticas profesionales porno Traci Lords y Katie Morgan) y crear una historia parasitaria de alguna trama bien conocida. Así pues, ¿por qué no hacer, en lugar de 'La Guerra de las Galaxias', 'Las Putas de las Galaxias', con la Princesa Líala y la super-villana Darth Vibrator? (Ya, en serio, ¿a poco no compraría el DVD?). Y aunque esta parodia de Star Wars no puede, por desgracia, realizarse, el optimista a toda prueba de Zack encontrará la forma de continuar con el sueño: ser el autor total de una porno dirigida/escrita/actuada por él. Por supuesto, el centro cómico/romántico de la cinta será el momento en el que el botijón Zack y la alivianada Miri tengan que hacer el amor dentro de la película porno, lo que pondrá en peligro una entrañable amistad iniciada hace 20 años. El arma nada secreta de esta vulgar comedia de buenos sentimientos es que, en el fondo, con o sin ropa, copulando frente a una camarita de video o platicando de cualquier cosa, Zack y Miri están hechos uno para la otra y así han sido siempre. El amor, Hollywood obliga, es invencible.

Por Ernesto Diezmartínez

2.00
Regular

Dejá tu comentario

Comentarios

darketa comentó:

4.000
" Muy Buena "

.. bastante graciosa y mantiene el humor al que seth rogen nos tiene acostumbrados. predomina un humor bastante bizarro y atrevido...

Hace 2 anos · Un voto · ¿Te sirvió este comentario?  Si   No  · Responder
cmgustavo comentó:

Zack y Miri Hacen una Porno

2.000
"Regular"

"Medio tonta, no me gustó tanto... mucho "fuck", "fucking" & "shit" como dice el comentario anterior!"

Hace 4 anos · Un voto · ¿Te sirvió este comentario?  Si   No  · Responder
Humberto.Chalate.Jorge comentó:

Hagamos una Porno

3.500
"Buena (+)"

"La tendré que ver dos veces *¬*"

Hace 3 anos · Sin votos · ¿Te sirvió este comentario?  Si   No  · Responder

Películas en cartelera

La Dictadura Perfecta

de: Luis Estrada
con: Damián Alcázar, Alfonso Herrera

El juez

de: David Dobkin
con: Robert Downey Jr., Robert Duvall

Gabrielle Sin Miedo A La Vida

de: Louise Archambault
con: Gabrielle Marion-Rivard, Isabelle Vincent

Magia a la Luz de la Luna

de: Woody Allen
con: Emma Stone, Colin Firth

El Libro de la Vida

de: Jorge R. Gutierrez
con: Diego Luna, Zoe Saldana

Ver más »

Tus amigos en Cinefis