Califica esta película
Califica esta película
Tu calificación es
Modificá tu calificación
 

Sinopsis

La historia se centra en un librero de Chicago con un desorden genético, que lo hace viajar en el tiempo cuando está bajo presión. Aunque ese desorden hace que desaparezca durante largos períodos de tiempo, él intenta llevar una vida normal con la mujer a la que ama, a la que conoce desde que era pequeña.

Ficha técnica

Género Drama, Fantasía, Misterio
Título Original The Time Traveler's Wife
Director Robert Schwentke
Protagonistas Rachel McAdams, Eric Bana, Ron Livingston, Jane McLean
Año de producción 2009
Duración 107 minutos.
MPAA rating PG-13 - Aviso para los padres. Este material puede ser inapropiado para niños menores de 13 años
Productor Brad Pitt, Nick Wechsler
Guionista Jeremy Leven, The Time Traveler's Wife, Audrey Niffenegger, Bruce Joel Rubin
Música Mychael Danna
País Estados Unidos
Calificación de la comunidad
(Basada en 932 personas)
Calificación de la prensa
(Basada en 8 críticos)
Última modificación jev233 (Hace 2 anos)

Trailer

Críticas de la prensa

Cines Argentinos - Chandler (Argentina)

Te amaré por siempre no es la clásica historia romántica, asume algunos riesgos que la hacen diferente. Tiene toques de ciencia ficción lo cual es muy poco habitual y si además esa incursión es con viajes en el tiempo, es una realización muy arriesgada.
Y eso es lo que destaco de la historia, se mete con temas complicados para narrar en el ... Leer más Te amaré por siempre no es la clásica historia romántica, asume algunos riesgos que la hacen diferente. Tiene toques de ciencia ficción lo cual es muy poco habitual y si además esa incursión es con viajes en el tiempo, es una realización muy arriesgada.
Y eso es lo que destaco de la historia, se mete con temas complicados para narrar en el cine y sale bien parada.
Independientemente de que es una historia de amor distinta, como película en si, por la estructura que le dieron, está bien.
La pareja protagónica sincroniza muy bien y es una muy buena elección de casting. Rachel McAdams realmente es adorable y es un placer ver su evolución con distintos papeles en los últimos años.
Se podría comparar por la rareza de los hechos, con la reciente Benjamín Button.
Por los riesgos que asume, y porque en líneas generales está muy bien todo, es una película que me gustó mucho, y que sin lugar a dudas quienes entren con la cabeza abierta a ver un cuento distinto, la van a pasar bien… emocionados, pero bien.

4.00
Muy Buena

El Multicine.com - Javier Lacomba Tamarit (España)

Existe un obstáculo que a esta película le va a ser muy difícil de salvar. Busca la complicidad de un público al que no le suelen atraer las películas de ciencia ficción que suelen emplear la temática de viajes temporales de una forma más o menos compleja. Y no me refiero a un 'Regreso al Futuro' sino a esa ciencia ficción de trata de form ... Leer más Existe un obstáculo que a esta película le va a ser muy difícil de salvar. Busca la complicidad de un público al que no le suelen atraer las películas de ciencia ficción que suelen emplear la temática de viajes temporales de una forma más o menos compleja. Y no me refiero a un 'Regreso al Futuro' sino a esa ciencia ficción de trata de forma más exhaustiva el tema de los viajes temporales, sus efectos y paradojas, como puede ser 'Terminator' o '12 monos', esta última interpretada curiosamente por Brad Pitt, productor de 'Más allá del tiempo'.

Si bien ya hemos tenido alguna intentona similar con la película 'El efecto mariposa', es fácil caer en las trampas y posibles contradicciones propias de las paradojas temporales y perderse cuando nos intentan contar la azarosa historia de Henry, un involuntario viajero en el tiempo aquejado de una extraña enfermedad genética que le impide llevar una vida estable, normal y con continuidad.

La opción de los responsables de 'Más allá del tiempo' es establecer un intento de cotidianidad en tan anómala situación. El personaje interpretado (y muy bien) por Eric Bana, lleva dentro de lo posible una vida en la que se desarrollan escenas familiares, con sentimiento, y en muchas ocasiones con un acertado sentido del humor, intentando quitar gravedad al relato.

Pero dentro de un conjunto lo suficientemente satisfactorio como para que valga la pena su visionado, lo cierto es que no siempre la película logra su objetivo de construir un relato emocionante. Algunos pasajes se tornan pesados y aburridos, y ninguno termina de destacar sobre los demás por su gran calidad o por llegar de forma decisiva al corazón del espectador. Rachel McAdams no está tan convincente como su compañero de reparto (ni su personaje tan bien construido) y no transmite tan bien los sentimientos de su personaje, algo muy necesario en este tipo de relatos dentro de una historia ya lastrada de por si por los problemas antes comentados.

En definitiva, una película correcta que se disfrutará mejor si sabemos de antemano cuáles son sus reglas, y que demuestra que Desmond no es el único viajero en el tiempo enamorado.

3.00
Buena

Cine Premiere - D. Mallet (México)

Él es el hombre perfecto (Eric Bana, por supuesto) pero –qué curioso– son el alcohol y la televisión, algunos de los elementos que lo hacen “viajar” en el tiempo y abandonar a su esposa.

Ahí empieza una metáfora desdibujada sobre un conflicto con el que toda mujer se puede identificar: ¿qué tanto estás dispuesta a amar a un hombr ... Leer más Él es el hombre perfecto (Eric Bana, por supuesto) pero –qué curioso– son el alcohol y la televisión, algunos de los elementos que lo hacen “viajar” en el tiempo y abandonar a su esposa.

Ahí empieza una metáfora desdibujada sobre un conflicto con el que toda mujer se puede identificar: ¿qué tanto estás dispuesta a amar a un hombre “ideal” para toda la vida, con un defecto así de grande? El planteamiento se vuelve más interesante cuando entran enemigos como la ausencia, el abandono, la soledad. Los temores de cualquier mujer en el momento en que se entrega. ¿A dónde fue tu pareja sin avisar? ¿Por qué lo tenemos que esperar toda la vida? ¿No deberíamos seguir adelante como si nada?

Sin haber leído el libro, se percibe que la novela es mejor. Seguramente hay más suspenso –como cuando el novio desaparece en la boda– y es probable que se nos explique con más detalle el proceso del galán. Aquí se dan muchas cosas por hecho, y el universo de “los viajeros en el tiempo” pierde cierta lógica por falta de datos. Además, si uno presta atención, el final es bastante obvio, aunque lo hacen grandilocuente –música de violín incluida– como si fuera de lo más inesperado.

La química entre Bana y McAdams es buena, y como pareja resultan muy agradables. La producción –muy publicitada al ser de Brad Pitt– es también encantadora y luce la belleza de cuanto paisaje romántico se retrate; y de los protagonistas, sobre todo de Bana para el deleite del público femenino.

A veces, sí, cae en lo cursi y empalagoso; y pretende ser un drama lacrimógeno alentador al estilo Pídele al Tiempo que Vuelva (1980) o Ghost: La Sombra del Amor (1990); sin embargo, se queda corta ante estas comparaciones.

Si la tomamos simplemente para pasar el rato, y ver “cosas” bonitas, el objetivo se cumple perfectamente. No se volverá un clásico del romance.

–Doly Mallet

3.00
Buena

Página 12 - D. Brodersen (Argentina)

Se dice que la billetera mata al galán, pero en el cine la pasión amorosa suele ganarles –o al menos empardarle– a las más inveteradas canas. Siguiendo esa línea de pensamiento, quizá no haya mayor prueba de la existencia de esa clase de afecto que la encarnada por una pareja que no habita en la misma época. O que lo hace sólo por un rat ... Leer más Se dice que la billetera mata al galán, pero en el cine la pasión amorosa suele ganarles –o al menos empardarle– a las más inveteradas canas. Siguiendo esa línea de pensamiento, quizá no haya mayor prueba de la existencia de esa clase de afecto que la encarnada por una pareja que no habita en la misma época. O que lo hace sólo por un rato.

Este es el eje conceptual de Te amaré por siempre, perezoso título local que al menos les hace los honores a tantas promesas de eternidades (el original y más explícito The Time Traveler’s Wife es también el nombre de la novela de Audrey Niffenegger en la cual se basa). Porque precisamente de eso se trata: de un viajero en el tiempo, de su esposa y de cómo una aparentemente imposible historia de amor sobrevive contra vientos, mareas y relojes. Ya desde su más tierna infancia, Henry (Eric Bana) descubre que no es una persona común y silvestre, tocado por una condición –genética o de la clase que fuere– que lo hace dejar de existir en los momentos más inesperados y reaparecer en algún otro instante de la historia, sea en el pasado o el futuro, aunque siempre dentro de un rango que no excede el de la vida promedio del ser humano.

En la primera secuencia del film, el muchacho descubre que esa particular habilidad puede ser tanto una bendición como la peor de las maldiciones: le permite escapar de las garras del destino, desapareciendo justo antes de un accidente automovilístico, pero no puede hacer nada para evitar la muerte de su madre.

¿Puede un hombre que no controla sus súbitas inexistencias mantener una relación de pareja, casarse, tener hijos? ¿Qué mujer sería capaz de soportarlo? El nombre de la (des)afortunada es Clare (Rachel McAdams), a quien un Henry adulto visita esporádicamente desde que ella era una niña. Extraña relación de amistad que tendrá continuidad con el correr de los años, en las buenas y en las malas, transformándose luego en una historia de amor bigger than time.

Prejuicio: semejante punto de partida, a priori más propicio para la literatura de ciencia ficción pura y dura, no auguraba buenos resultados en pantalla. De hecho, Te amaré por siempre sufre del tradicional síndrome de las paradojas temporales, que la película no pierde tiempo en plantear y mucho menos discutir (un Isaac Asimov dedicaría no menos de diez páginas a estas elucubraciones). El más importante de estos contrasentidos es, por cierto, aquel que le impide a Henry alterar los acontecimientos, una irracionalidad dentro de la lógica del relato. Al menos, cada reaparición luego de sus viajes lo encuentra tal cual vino al mundo: es sabido que las vestimentas no viajan en el tiempo.

Si se dejan de lado estas cuestiones patafísicas, el segundo largometraje en los Estados Unidos del alemán Robert Schwentke (su debut en Hollywood había sido el thriller Plan de vuelo) se las arregla para hacer de la imposibilidad algo plausible e incluso emocionante. Es cierto que no hay demasiado para destacar respecto de las decisiones estilísticas del realizador. Pero a pesar de esa falta de bríos formales, de un film con una estética básicamente funcional, y de un dúo protagónico que apenas cumple pero nunca dignifica, la historia termina imponiéndose por su propio peso, sin caer nunca en la cursilería.

Tal vez los cuentos de amores contrariados por brechas temporales tengan un “no sé qué” que los hace invariablemente atractivos. Los mejores momentos de Te amaré por siempre están recubiertos de un tono fatalista, un romanticismo tristón que recuerdan a aquel clásico olvidado de los años ’80 basado en un relato de Richard Matheson, Pide al tiempo que vuelva, en el cual un Christopher Reeve recién salido del traje de Superman se enamoraba de una mujer del pasado. Y es que no hay amor más fuerte que aquel marcado por la idealización que otorga el tiempo. Ya sea pasado, presente o futuro.

Por Diego Brodersen

3.00
Buena

La Nación - N. Trzenko (Argentina)

Un aire trágico recorre Te amaré por siempre de principio a fin. Aunque la novela, escrita por Audrey Niffenegger, en la que está basado el guión de la película, también destilaba cierta tristeza, en su versión literaria esta historia de amor se inclinaba más por el melodrama que por la depresión.

El material original prometía mucho. ... Leer más Un aire trágico recorre Te amaré por siempre de principio a fin. Aunque la novela, escrita por Audrey Niffenegger, en la que está basado el guión de la película, también destilaba cierta tristeza, en su versión literaria esta historia de amor se inclinaba más por el melodrama que por la depresión.

El material original prometía mucho. Un cruce entre el género fantástico y el romántico que, en las manos y los ojos adecuados, podría haber resultado en una película mucho más entretenida y emotiva que Te amaré por siempre.

Volver al futuro

Todo comienza con un accidente de coches donde, además de ser testigo de la muerte de su madre, el pequeño Henry experimenta un fenómeno que marcará su vida. Segundos antes del choque está en el asiento trasero y en un parpadeo -que se parece mucho al momento en que una nube se forma antes de una tormenta-, desaparece. No se trata de un secuestro sino de una anomalía genética que hace que el protagonista se traslade en el tiempo sin control alguno de su parte. Aunque algo, el destino, se empeñará en pasear a un adulto Henry, interpretado por el actor australiano Eric Bana ( Munich ), por toda la vida de Claire, una nena a la que visitará por primera vez cuando ella tiene seis años y él alrededor de cuarenta. Para sortear los elementos perturbadores de esos encuentros -Henry viaja ligero, sin ropa ni equipaje- que terminarán en romance, el directorRobert Schwentke, responsable del thriller Plan de vuelo con Jody Foster, aplicó aquí el mismo tipo de anestésico cinematográfico que en aquella película. En este film los personajes avanzan en un estado letárgico que sólo se quiebra por la capacidad de los protagonistas y su innegable fotogenia. La elección de Bana como el torturado Henry y de Rachel McAdams ( Diario de una pasión ) como la Claire adulta es uno de los aciertos del film. Al tiempo que los amantes pelean para vencer las barreras del tiempo caprichoso que los separa, el espectador pedirá que muestren algo más que pesar en sus expresivas caras. Y no habrá suerte porque mientras Henry intenta sobrevivir a la maldición de su extraña genética, Claire se preguntará, sin obtener respuestas, si su amor por él fue una elección o una imposición del destino y el tiempo compartido.

Más sombría que romántica, Te amaré por siempre, no cambia, no evoluciona, simplemente transcurre y termina.

Natalia Trzenko

3.00
Buena

Criticalia - Francisco Casado López (España)

El tema del viaje en el tiempo no es nuevo, ya que en múltiples ocasiones ha sido llevado a la pantalla, aunque habitualmente en el género de la ciencia ficción, no siendo tan frecuente en el terreno amoroso, como ocurre esta vez. Hay ilustres precedentes como “Peggy Sue se casó” (1986), “Ghost” (1990), y más recientemente “La casa d ... Leer más El tema del viaje en el tiempo no es nuevo, ya que en múltiples ocasiones ha sido llevado a la pantalla, aunque habitualmente en el género de la ciencia ficción, no siendo tan frecuente en el terreno amoroso, como ocurre esta vez. Hay ilustres precedentes como “Peggy Sue se casó” (1986), “Ghost” (1990), y más recientemente “La casa del lago” (2006), por citar algunos de los ejemplos.
Henry, debido a una disfunción genética heredada, viaja en el tiempo desde que era niño, desapareciendo y apareciendo desnudo en cualquier otro lugar, teniendo que robar la ropa para cubrirse. En uno de sus viajes conoce a Claire, siendo ella una niña y él un adulto, y se reencuentran cuando ella ya es adulta, casándose entonces. Claire admite su circunstancia y le es fiel toda la vida a pesar de sus frecuentes ausencias, hasta en la noche de boda.
Apuntar un argumento de esta película es realmente difícil por la anarquía narrativa que supone la adaptación de la novela “La mujer del viajero en el tiempo”, escrita por Audrey Niffenegger; no sabemos cómo estará contada esta historia en las páginas del libro, que no hemos leído, pero lo que es en el guión del film es un caos total, sobre todo al inicio, hasta que se entra en el juego, por así decirlo, o nos resignamos a dejarnos llevar.
A lo largo del demencial relato hay momentos románticos y otros que resultan ridículos y hasta risibles como por ejemplo que Henry sepa los números que van a ir saliendo en el televisor del sorteo de la primitiva y no tenga ni idea de que su mujer está embarazada o qué va a ser de su hijo en el futuro, al que viaja constantemente, como igualmente al pasado, desafiando las leyes de la física, de la lógica y de la razón.
El guión está escrito por Bruce Joel Rubin, que hizo el de “Ghost” y la realización corre a cargo del director alemán Robert Schwentke, del que ya vimos “Plan de vuelo: desaparecida”, título que le vendría muy bien a esta su tercera cinta con tantas desapariciones del protagonista de esta excéntrica y romántica película de ciencia ficción.
Este melodrama sentimental, con insólitos toques fantásticos, no abusa de los efectos digitales, pero se hace demasiado premioso y aburrido con tantas repeticiones que alargan innecesariamente la desestructurada narración llegando a cansar, ya que aquí no rigen las reglas habituales de inicio, nudo y desenlace.
Se puede terminar en cualquier momento y daría lo mismo, ya que no emociona nunca y el artificio y el absurdo están presentes en a lo largo de todo el metraje. Lo mejor, la bella fotografía de Florian Ballhaus y la melodiosa música de Mychael Danna.

1.00
Mala

Dejá tu comentario

Comentarios

Goofy1978 comentó:

Te Amaré por Siempre

3.000
"Buena"

"Una linda historia de amor, con elementos de ciencia ficción que son sólo un contexto en el que se desenvuelve la trama. Interesante guión, buenas actuaciones y muchísima hermosura de Rachel McAdams."

Hace 3 anos · 2 votos · ¿Te sirvió este comentario?  Si   No  · Responder
sandyelydepp comentó:

Te Amaré por Siempre

5.000
"Increíble"

"BUENISIMA CADA VEZ Q LA PASAN EN HBO LA VEO A MUCHA GENTE ENCUENTRA CONFUSA LA PELICULA PERO A MI ME ENCANTA TENER Q ESTAR PENDIENTE Y NO PERDER NI UN SEG DE LA MOVIE PARA ENTENDERLA ES MUY ROMANTICA HACEN BUEN MANCUERNA LOS DOS"

Hace 3 anos · 2 votos · ¿Te sirvió este comentario?  Si   No  · Responder
loco por el cine comentó:

Te Amaré por Siempre

3.000
"Buena"

"Linda, no mas que eso, por momentos confusa, pero muy interesante la vuelta de los viajes en el tiempo..."

Hace 3 anos · Un voto · ¿Te sirvió este comentario?  Si   No  · Responder

Películas en cartelera

Hijo De Dios

de: Christopher Spencer
con: Diogo Morgado, Roma Downey

Rio 2

de: Carlos Saldanha
con: Rodrigo Santoro, Anne Hathaway

Capitan America y el Soldado del Invierno

de: Anthony Russo, Joe Russo
con: Chris Evan, Anthony Mackie

Divergente

de: Neil Burger
con: Shailene Woodley, Maggie Q

Noé

de: Darren Aronofsky
con: Emma Watson, Logan Lerman

Ver más »

Tus amigos en Cinefis