Califica esta película
Califica esta película
Tu calificación es
Modificá tu calificación
 

Sinopsis

Un hombre que está a punto de ser padre tendrá que cruzar todo Estados Unidos para asistir al nacimiento de su primer hijo, sufriendo la compañía de un excéntrico compañero de viajes.

Ficha técnica

Género Comedia
Título Original Due Date
Director Todd Phillips
Protagonistas Robert Downey Jr., Jamie Foxx, Michelle Monaghan, Zach Galifianakis, Matt Walsh
Año de producción 2010
Duración 100 minutos.
Guionista Alan Freedland, Adam Sztykiel, Alan R. Cohen, Todd Phillips
País Estados Unidos
Calificación de la comunidad
(Basada en 3468 personas)
Calificación de la prensa
(Basada en 8 críticos)
Última modificación Arkangelito (Hace 3 anos)

Trailer

Críticas de la prensa

La Nación - N. Trzenko (Argentina)

Una comedia sin mucho brillo
Lo mejor de la película son las actuaciones de Robert Downey Jr. y Zach Galifianakis

Para los seguidores de la comedia norteamericana más reciente, la combinación de los nombres de Todd Phillips, director de la divertida ¿Qué pasó ayer?; Zach Galifianakis, el comediante del momento, que se hizo conocido por aq ... Leer más Una comedia sin mucho brillo
Lo mejor de la película son las actuaciones de Robert Downey Jr. y Zach Galifianakis

Para los seguidores de la comedia norteamericana más reciente, la combinación de los nombres de Todd Phillips, director de la divertida ¿Qué pasó ayer?; Zach Galifianakis, el comediante del momento, que se hizo conocido por aquella película, y Robert Downey Jr. sólo podía generar expectativas altísimas. Casi tan altas como la decepción que genera Todo un parto , la road movie cómica dirigida por Phillips y protagonizada por Galifianakis y Downey Jr.

A diferencia de lo que sucedía con ¿Qué pasó ayer? -la comparación es inevitable-, a este film le falta frescura, ese aire de originalidad que posibilitaba que situaciones vistas mil veces antes parecieran de algún modo nuevas. Y muy graciosas. Si la anterior película de Phillips y compañía provocaba carcajadas continuas, ésta logra apenas un puñado de risas aisladas. Aunque lo que aquel éxito no tenía era a un actor como Downey Jr., su presencia y el dúo cómico que forma con el comediante Galifianakis son los elementos que inclinan la balanza en favor de Todo un parto.

En el film, el protagonista de Iron Man interpreta a Peter, un arquitecto a punto de ser padre que debe tomarse un avión para regresar a su casa en Los Angeles a tiempo para el nacimiento de su primer hijo. En su camino se cruza con Ethan Tremblay, un aspirante a actor cuyo padre acaba de fallecer y está decidido a triunfar en Hollywood. Aunque este hombre de permanente en el pelo y perrito siempre en brazos es apenas una versión del personaje que el propio Galifianakis exprimió al máximo en ¿Qué pasó ayer?, resulta gracioso en contraste con el iracundo Peter de Downey Jr. Esto, a pesar de una tendencia de la historia a caer en chistes de mal gusto -el peleador veterano de guerra redefine el concepto de incorrección política- o al recurrir a bromas demasiado cercanas al humor de inodoro de los hermanos Farrelly ( Loco por Mary).

Referencias del pasado
Claro que, más allá de los puntos de contacto con ¿Qué pasó ayer?, esta película tiene una referencia temática y argumental bastante más cercana. Se trata de Mejor so lo que mal acompañado, el film que protagonizaron John Candy y Steve Martin y que dirigió John Hughes en 1987. Allí, como aquí, un hombre de familia (Martin) se veía obligado a un viaje con un personaje insoportable (Candy) que le complicaba la existencia hasta hacerle perder todas las formas.

A pesar de la falta de originalidad, Todo un parto logra explotar al máximo el inmenso talento para la comedia de Downey Jr., que unos años atrás, y con muchos más vicios encima, bien podría haber interpretado al fumador empedernido de marihuana que le tocó en suerte a su compañero de elenco. Más maduro y seguro de su lugar en la industria del cine, ahora, Downey puede dejar que Galifianakis sea quien diga las frases más desopilantes -"conozco a Shakespeare, es un pirata y su nombre correcto es Shakesbeard"-, mientras él lo mira, mostrando sus fantasías asesinas apenas con abrir y cerrar sus expresivos ojos.

3.50
Buena (+)

Página 12 - H. Bernades (Argentina)

Mejor sufrir solo que mal acompañado
Llevar las cosas al extremo, empujarlas a la violencia, el sexo duro y el desastroso choque contra la ley y las instituciones le da su plus a esta remake no declarada de un viejo film de John Hughes, a cargo del director y del actor de ¿Qué pasó ayer?

Reunión del director de ¿Qué pasó ayer? con uno d ... Leer más Mejor sufrir solo que mal acompañado
Llevar las cosas al extremo, empujarlas a la violencia, el sexo duro y el desastroso choque contra la ley y las instituciones le da su plus a esta remake no declarada de un viejo film de John Hughes, a cargo del director y del actor de ¿Qué pasó ayer?

Reunión del director de ¿Qué pasó ayer? con uno de los grandes hallazgos de esa película, la flamante Todo un parto puede ser vista como addenda, desprendimiento o spin-off de aquélla: una vez más, un ligero desplazamiento físico convierte la realidad en pesadilla cómica. Pero la nueva de Todd Philips es también una retorcida forma de homenajear a John Hughes, fallecido realizador de El club de los cinco y Mi pobre angelito. A fines de los ’80, Hughes estrenó una película aquí llamada Mejor solo que mal acompañado (Planes, Trains and Automobiles, en el original), donde el también fallecido John Candy le hacía la vida imposible a Steve Martin, a través de medio Estados Unidos. Mutatis mutandi, Todo un parto es una notoria remake no acreditada de aquélla. O, para decirlo mal y pronto, un plagio liso y llano.

Lo primero que hace Ethan Tremblay (Zach Galifianakis) cuando él y Peter Highman (Robert Downey Jr.) todavía ni se conocen es arrancar la puerta del taxi que acaba de depositar al otro en el aeropuerto. Bah, no él, sino el chofer que lo lleva. Lo que Ethan hace por su cuenta es llevarse por delante el equipaje de Highman. Desparrama parte del contenido, no lo recoge (“en los aeropuertos recomiendan no tocar el equipaje de un desconocido”) y, finalmente, se lo cambia sin querer por el suyo, provocando un primer incidente del otro a bordo del avión. Es, claro, el comienzo de una larga pesadilla –3200 km de ida y otro tanto de vuelta– para el muy compuesto Highman, que antes de cruzarse con el otro parecía tener toda su vida –profesión, dinero, esposa, hijo en camino– perfectamente encaminada. Recuérdese: en Mejor solo que mal acompañado, Steve Martin era un muy compuesto ejecutivo publicitario. John Candy, vendedor de anillos para cortinas de baño. Truéqueselos por un arquitecto y un cochambroso aspirante a actor de televisión, manténgase la oposición entre el orden y el desastre, súmense una barba y una permanente (las de Galifianakis, of course) y una esposa a punto de parir (la del personaje de Downey) y Todo un parto estará parida.

Repetir una comedia de por sí apoyada en una mecánica de la repetición (el gordo catástrofe provoca un primer tsunami y de allí en más son más y más olas), aprovechando la pegada de Galifianakis en ¿Qué pasó ayer? con un personaje muy parecido (allí el freakacho lunar, acá el pain-in-the-ass a la enésima) y casi el mismo look hacen de la nueva de Todd Philips una apuesta no precisamente arriesgada. Como toda road movie, a la mecánica del accidente se le superpone una estructura episódica, pie para una serie de cuasi cameos celebratorios. El de una Juliette Lewis casi cuarentona –dealer que da la impresión de haber probado todo lo que vende–, el de Jamie Foxx y, en el episodio más salvaje, el del menos conocido Danny McBride (secundario de culto de las películas de Will Ferrell, Seth Rogen, Judd Apatow & Cia.) como violento mutilado de guerra.

Llevar las cosas al extremo, empujarlas a la violencia (Downey bañado en sangre, con un brazo enyesado y la otra mano esposada), el sexo duro (Galifianakis masturbándose largamente delante de su compañero, en compañía de su perro pug... ¡que también se masturba!) y el desastroso choque contra la ley y las instituciones (la policía, los hospitales, toda clase de agentes de seguridad) le da su plus a Todo un parto, contrapesando las fórmulas de Neil Simon aggiornado y volviéndola un nuevo viaje al lado salvaje. Una celebración del caos, digna de ¿Qué pasó ayer? Filmada una vez más con desconcertante combinación de finesse y brutalidad, con una química perfecta entre un Downey puro timing y Galifianakis ignorando su condición de gordo catástrofe, Todo un parto puede considerarse una decepción jubilosa, si algo así fuera acaso concebible.

3.50
Buena (+)

Cines Argentinos - Chandler (Argentina)

Me acuerdo que cuando vi Snatch me había quedado la sensación de que había visto una película buena, pero si la comparábamos con Juegos, trampas y dos armas humeantes, quedaba sabor a poco.
Algo similar me pasó con Todo un parto, en la comparación de "¿Que pasó ayer?" o The hangover.
Sin lugar a dudas los que no hayan visto esa comedia ... Leer más Me acuerdo que cuando vi Snatch me había quedado la sensación de que había visto una película buena, pero si la comparábamos con Juegos, trampas y dos armas humeantes, quedaba sabor a poco.
Algo similar me pasó con Todo un parto, en la comparación de "¿Que pasó ayer?" o The hangover.
Sin lugar a dudas los que no hayan visto esa comedia desopilante del año pasado, se encontrarán con una comedia muy loca y que los agarrará desprevenidos en un montón de cosas.
La fuerza de sus protagonistas es increíble. Robert Downey Jr está genial en su papel soberbio y a su vez resignado.
Zach Galifianakis (el barbeta para los amigos) le da un toque afrancesado a su papel anterior, pero seguramente no se pueda correr mucho de su personaje en toda su carrera. Acá está muy bien.
Todo un parto es una película mucho más chica, porque está sostenida solo por el viaje de estos dos personajes, donde le pasan muchas cosas y donde se mueve de una situación a otra, sin mucho cuidado y continuidad lógica.
Por lo que hay en cartel, sin lugar a dudas es la comedia que hay que ver en este mes. Pero le tengo más fe a la secuela de The hangover.

3.50
Buena (+)

La Voz del interior - Ramiro Ortiz (Argentina)

Un loco viaje hacia la amistad

No hace falta ser un analista muy sesudo para descubrir que Todo un parto es, entre otras cosas, una película sobre la construcción de la amistad a partir de las diferencias, y por ende una actualización a través del cine del concepto de tolerancia, tan fácil de invocar incluso aquí en esta nota, pero tan dif ... Leer más Un loco viaje hacia la amistad

No hace falta ser un analista muy sesudo para descubrir que Todo un parto es, entre otras cosas, una película sobre la construcción de la amistad a partir de las diferencias, y por ende una actualización a través del cine del concepto de tolerancia, tan fácil de invocar incluso aquí en esta nota, pero tan difícil de llevar a la práctica en la vida cotidiana.

Peter y Ethan se conocen por accidente en un aeropuerto. Lucen radicalmente diferentes no sólo a simple vista, sino durante toda una primera etapa de la relación en la que se están tratando de manera superficial, el único modo en que pueden hacerlo pues recién están empezando a compartir un viaje casi forzado. Después de una serie de absurdos incidentes, ambos han optado por cruzar juntos en automóvil la distancia que separa la costa este de la oeste de Norteamérica. Llegar a Los Ángeles es para ambos una necesidad vital: Peter no quiere perderse el nacimiento de su primer vástago; Ethan va hacia allí en busca de su sueño de convertirse en estrella de Hollywood y, si fuera posible, actuar en la teleserie Two and a half men (que acaba de empezar a emitir su nueva temporada en Córdoba).

El juego de espejos que propone el relato hace que esta comedia sea mucho menos banal de lo que parece de antemano.

Si el espectador se identifica con alguno de los protagonistas, “entenderá” el rechazo que a Peter, con su percepción pulida y formal del prójimo, le provoca Ethan; o bien, por el contrario, ese espectador “compartirá” la afinidad que Ethan siente por Peter, pues registrará que, de los dos, el que se muestra más desaliñado por fuera es, paradójicamente, muy cuidadoso en su voz interior, y es capaz de poner aparte los prejuicios y confiar mucho más que el otro en sus impulsos.

En fin, una interesante propuesta cinematográfica, con buenas interpretaciones y gran banda sonora de rock y pop, como para sacudir los preconceptos, reírse de algunas situaciones muy originales y pasar revista a esos sentimientos “inconfesables” que en este tipo de cine encuentran una saludable vía de catarsis (ejemplo: la escena en que Ethan intenta hacerle primeros auxilios a Peter después de dispararle involuntariamente a quemarropa).

El título original de la película es pasto fértil para los buenos traductores: “Due date” puede querer decir tanto “Fecha de vencimiento” (porque los personajes corren contrareloj para llegar al parto), o “Gracias a esa cita”, refiriéndose al impensado destino que une a ese padre acelerado y a ese hijo (Ethan) que empieza a vivir el duelo por la pérdida del suyo.

3.00
Buena

Clarín - Pablo O. Scholz (Argentina)

Como un viaje alucinante
Crítica “Todo un parto” Robert Downey Jr. debe cruzar los EE.UU. por ruta con una, cómo decirlo, molesta compañía.

Como una buena -y probada- idea no debe pasarse por alto (y si es en Hollywood, menos que menos desaprovecharla), el director y guionista Todd Phillips tomó desembozadamente Mejor solo que mal acom ... Leer más Como un viaje alucinante
Crítica “Todo un parto” Robert Downey Jr. debe cruzar los EE.UU. por ruta con una, cómo decirlo, molesta compañía.

Como una buena -y probada- idea no debe pasarse por alto (y si es en Hollywood, menos que menos desaprovecharla), el director y guionista Todd Phillips tomó desembozadamente Mejor solo que mal acompañado (1987), de John Hughes, puso a Robert Downey Jr. en el papel que sufriera Steve Martin, y a su amigo y coestrella de ¿Qué pasó ayer? , Zach Galifianakis, por el malogrado John Candy, como acompañante de un viaje impensado que deben compartir dos completos desconocidos.

Si allí el apuro era por llegar a festejar el Día de Acción de gracias, ahora es porque el arquitecto que interpreta Downey Jr. teme no llegar al parto de su primer hijo, y Ethan, interpretado por el hombre del apellido difícil, en vez de llorar la muerte de su esposa, pena por la de su padre.

Hasta allí, las comparaciones más obvias. Porque Martin es un comediante de raza, pero Downey Jr. no le va en zaga, y porque Hughes era un maestro de la comedia más o menos blanca, y Phillips es mucho más osado, hasta llegar a ofrecer momentos de dudoso gusto: la comedia de tintes sexuales del siglo XXI.

La película es políticamente incorrecta desde la pintura de los dos personajes. Ethan y Peter suben al mismo vuelo, desde Atlanta hacia Los Angeles. Pertenecen a clases diferentes, uno es adicto a las drogas, el otro jamás las ha probado -todo un guiño para el personaje de Downey Jr.-, pero ambos se trenzan en una discusión que los dejará abajo del avión, por temor a que sean terroristas (!), y con Peter sin su billetera ni portadocumentos teniendo que acceder a viajar por tierra junto a Ethan para poder llegar a tiempo a la sala de partos.

De más está decir que Ethan es insoportable, y capaz de sacar de juicio a cualquiera.

Lo de políticamente incorrecto va no tanto por todo lo que consume y fuma Ethan (Galifianakis hizo campaña por la legalización de la marihuana), sino por lo que llega a hacer el personaje de Downey Jr. No cualquier actor sale indemne de doblar de un golpe en el estómado a un niño y amenazarlo a que no le diga nada a la madre, y de escupirle en la cara a un perrito...

Phillips conoce del tema: sus anteriores éxitos en la materia ( Viaje censurado , la aquí editada en DVD Old School , autor de la historia de Borat , y hasta la comedia de acción Starsky & Hutch ) siempre fueron de un humor grueso, adulto cuando no pasado de rosca. No es una catarata de gags, sino la construcción propia de situaciones hilarantes lo que vuelve divertida la acción, ya que la trama tiene un final esperable desde el primer fotograma. Jamie Foxx y Michelle Monaghan, como el amigo salvador y la esposa de Peter, ayudan a que el relato llegue a buen puerto.

3.00
Buena

Tiempo Argentino - Hugo Fernando Sánchez (Argentina)

Un viaje hacia ninguna parte

Robert Downey Jr. sigue desmarcándose con desafíos actorales inusuales: sin la coraza de Iron Man, ahora se mete con una comedia estilo buddy movie junto a Zach Galifianakis.
Peter Highman (Robert Downey Jr.) es un exitoso arquitecto que se hizo solo, está a punto de ser padre y tiene una vida ordenada, correct ... Leer más Un viaje hacia ninguna parte

Robert Downey Jr. sigue desmarcándose con desafíos actorales inusuales: sin la coraza de Iron Man, ahora se mete con una comedia estilo buddy movie junto a Zach Galifianakis.
Peter Highman (Robert Downey Jr.) es un exitoso arquitecto que se hizo solo, está a punto de ser padre y tiene una vida ordenada, correcta y previsible. Ethan Tremblay (Zach Galifianakis) quiere ser actor, se maneja con planes que no va más allá del día que vive y posee un optimismo casi naïf.
Ambos toman un avión en Atlanta para viajar a Los Ángeles, uno para asistir al nacimiento de su primer hijo, el otro para cumplir el sueño de convertirse en actor. Pero algo, muchas cosas, salen mal y expulsados de la nave –“bomba” es la palabra definitiva–, se ven obligados a recorrer en auto algo más de 3000 kilómetros juntos.
Después del éxito que significó ¿Qué pasó ayer?, aquel film sobre cuatro amigos en un trip desopilante por Las Vegas, Todd Phillips vuelve con otra buddy movie (películas con parejas desparejas asociadas por algún factor externo), en la que, a través del humor y algunas situaciones dramáticas, se explota la diferencia entre los protagonistas, mientras los lazos se van estrechando hasta llegar a un final más o menos feliz, con dos amigos que aprendieron a respetarse.
Si la intención de Todo un parto era hacer una remake de Mejor solo que mal acompañado (1987), que protagonizaban Steve Martin y John Candy, el relato adaptado a estos tiempos feroces no tiene ni por asomo la misma efectividad de la primera, aun cuando la dupla Downey Jr.-Galifianakis funciona bastante bien.
Y es que una serie de gags bien logrados, que van desde una taza de “café” hecha con restos humanos, pasando por una muy incorrecta trompada a un niño díscolo o la masturbación como eficaz método contra el insomnio, no alcanzan para enhebrar un relato que se sostenga, sobre todo porque se alternan con momentos supuestamente emotivos que recorren la historia de los personajes, para completar el recorrido que los lleva a ser como son y estar en la situación que están. Aunque es cierto que todos estos elementos narrativos también estaban en Mejor solo…, la diferencia es que se exploraba con ternura el cliché de los opuestos pero inevitablemente complementarios. Y claro, el otro factor decisivo era que detrás de la cámara estaba nada menos que John Hughes.

2.00
Regular

Escribiendo Cine - Ezequiel Boetti (Argentina)

Endilgarle su génesis mercantilista a una película es remar contra la corriente de una industria experta en reiterar fórmulas de éxito probado: no hay nada malo en la concepción de Todo un Parto (Due date, 2010) como un spin off que amalgame la trama de Mejor solo que mal acompañado (Planes, Trains and Automóviles, 1987) con un estilo narrat ... Leer más Endilgarle su génesis mercantilista a una película es remar contra la corriente de una industria experta en reiterar fórmulas de éxito probado: no hay nada malo en la concepción de Todo un Parto (Due date, 2010) como un spin off que amalgame la trama de Mejor solo que mal acompañado (Planes, Trains and Automóviles, 1987) con un estilo narrativo y jirones del humor del film previo de Todd Phillips, ¿Qué pasó ayer? (The hangover, 2009). La cuestión es que esa cercanía temática entre dos grandes, enormes películas la ubican en un raro limbo de desajustes e imperfecciones.

Peter Highman (Robert Downey Jr.) es un empresario exitoso que corre contra el reloj esperando llegar a tiempo para el nacimiento de su primogénito. Ethan Tremblay (Zach Galifianakis) es, obvio, su opuesto: tosco, frontal, sin demasiadas luces, aspira a conquistar Hollywood actuando en la exitosa serie Two and a half men. Como en el clásico de John Hughes, Todo un Parto narra la historia de esta pareja despareja que debe atravesar transversalmente Estados Unidos luego de un entuerto aéreo.

Es inevitable ubicar la piedra basal de este proyecto en el inesperado éxito que fue ¿Qué pasó ayer?, cuyo costo de 45 millones de dólares y su taquilla global de casi 280 millones la convirtieron en una de las producciones más rentables de 2009. Fue además la catapulta al estrellato para el siempre subvalorado Todd Phillips y el cómico de origen stand up Zach Galifianakis, quien puso sus voluminosas carnes al servicio del cuñado del novio desaparecido a horas de su boda, en lo que era un auténtico pelmazo con destino de mito. Brillaban demasiado los dientes de ese caballo como para no encandilarse aún más. Y así se concibió la secuela, actualmente en rodaje, y seguramente ésta, una película que repite director y actor protagónico –no por nada el trailer anuncia con bombos y platillos lo nuevo del “director de ¿Qué pasó ayer?”- y le suma a una estrella re-cotizada en las huestes de la comedia gracias al díptico de Iron man - El hombre de hierro (2007) y Una Guerra de Película (Tropic Thunder, 2008) como es Robert Downey Jr. El banquete se imaginaba completo con la premisa salpimentada por el brío del gran John Hughes.

Pero la promesa se arruina en una larga seguidilla de chistes vetustos y personajes lineales creados con fibrón grueso, una larga perorata de situaciones previsibles que incluyen redenciones y arrepentimientos. Más allá del absoluto inverosímil de las situaciones (la de la frontera mexicana gana por varios cuerpos) y de su carencia de lógica en el universo narrativo de la película, Todo un Parto es un mero viaje rumbo al temido mensaje igualitario y tranquilizador que empapaban las películas un tiempo atrás, una película que, sí, funciona, pero que luce anacrónica luego de la frescura y desparpajo la factoría Apatow.

Es curioso notar cómo Phillips borronea aquí toda una línea autoral trazada desde Viaje censurado (Road Trip, 2000) y hasta ¿Qué pasó ayer?, donde construía historias primadas por la amistad por sobre el prejuicio, poblacada por criaturas que consentían el utilitarismo mutuo en post de un bienestar mayor, casualmente en ambos casos se trataba de un viaje para salvaguardar una relación. Esa conciencia de la manipulación los dotaba de una franqueza y una sinceridad ausente en Todo un Parto, donde Peter aparece un pedestal arriba del naif Ethan, siempre dispuesto a pisotearlo y traicionarlo, a dejarlo de lado ante la primer oportunidad. Como si fuera poco, el vínculo inicialmente utilitarista que vinculaba al primero con el segundo deviene no hacia la amistad o la aceptación de las diferencias irreconciliables, sino a la lástima.

Todo un Parto es poco de lo que promete. Lejos de las vertientes fílmicas que nutren su raíz, sólo queda esperar poco más de seis meses para el estreno de la nueva aventura de los cuatro amigos aún resacados o aprovechar el merecidísimo homenaje al director de El club de los cinco (The brealfast club, 1985) que programó el festival de Mar del Plata. No estará Mejor solo que mal acompañado, pero igual vale recuperar la filmografía de un tipo que sobre la amistad sabía bastante.

2.00
Regular

Dejá tu comentario

Comentarios

SIc Sutcliffe comentó:

Due Date

3.500
"Buena (+)"

"me agrado aunque siento que le falto algo ... pero esta divertida no te aburres de verla ni te arrepientes "

Hace 3 anos · 2 votos · ¿Te sirvió este comentario?  Si   No  · Responder
Caroligasina comentó:

Todo un parto

0.500
"Muy Mala"

"Una muy mala copia de "Mejor sólo que mal acompañado", a mi entender. Muy buenos actores para una mala copia..."

Hace 3 anos · Un voto · ¿Te sirvió este comentario?  Si   No  · Responder
MOZZart comentó:

Todo un parto

"Tuvo algunas partes donde me reí mucho (Mucho) y por eso creo que la película vale la pena, si bien no me pareció tan buena le subo unos puntitos por esas escenas donde me reí tanto. :D"

Hace 3 anos · Un voto · ¿Te sirvió este comentario?  Si   No  · Responder

Películas en cartelera

Annabelle

de: John R. Leonetti
con: Annabelle Walli, Ward Horton

Magia a la Luz de la Luna

de: Woody Allen
con: Emma Stone, Colin Firth

Una Buena Mentira

de: Philippe Falardeau
con: Reese Witherspoon, Corey Stoll

La Dictadura Perfecta

de: Luis Estrada
con: Damián Alcázar, Alfonso Herrera

El Libro de la Vida

de: Jorge R. Gutierrez
con: Diego Luna, Zoe Saldana

Ver más »

Tus amigos en Cinefis